El rescate de Freirina patrimonial: un proyecto Fondart

Share Button

Corrían las primeras semanas de enero cuando el Consejo de la Cultura y las Artes de Atacama, dio a conocer los proyectos regionales que obtuvieron los recursos Fondart 2013.

En la ceremonia oficial, y dentro de los agradecidos gestores beneficiados con estos fondos, destacaba un joven de gorro y zapatillas, vistiendo una polera que no llevaba equívocos: “No sea chancho, apoye a Freirina”, decía su slogan.

Se trataba de Ignacio Cerda Medina, joven profesional de la vecina comuna, quien había obtenido los recursos para su proyecto “Voces de Freirina: Herencia del mundo rural”, iniciativa tendiente arescatar y difundir las costumbres, expresiones y tradiciones presentes en las zonas rurales de la comuna.

Una vez concluidos los protocolos de la ceremonia, conversamos con él sobre esta interesante iniciativa y también, sobre su posición como integrante de una comunidad que logró cerrar el paso de uno de los proyectos industriales más grandes del país.

FREIRINA

Ignacio, de profesión geógrafo, llegó a Atacama hace 7 años proveniente de Santiago. Si bien arribó al valle del Huasco gracias a la iniciativa Servicio País, ya suma varios años viviendo en Freirina de manera definitiva.

Respecto de su proyecto Fondart 2013, explicó que los orígenes de la idea se remontan al momento en que le tocó realizar un trabajo para el municipio freirinense por el tema del Censo; allí tuvo la oportunidad de conocer muchos sectores rurales, pues debía establecer en qué lugares existía población.

Gracias a esto, descubrió que había muchos sectores desconocidos hasta para la propia gente de Freirina. Lugares que estaban prácticamente invisibilizados y en los que en algunos casos, no contaban con los servicios básicos. En vez de ello, permanecían peligrosamente cerca de empresas que rompían con la tranquilidad y costumbres de sus lugareños.

“Conversando con mucha gente comencé a preguntarles si conocían estos lugares y muy pocos sabían de ellos. Lugares como Las Norias, Las Tórtolas, Capote o Quebraditas eran desconocidas para la comunidad. Fue entonces que surgió la inquietud por encontrar algún modo de dar a conocer esta riqueza patrimonial a las personas. Así llegamos a la posibilidad de postular a los Fondart”, recuerda.

¿Qué fue lo más difícil de la postulación?

“Era la primera vez que postulábamos a un Fondart, por lo que comenzamos a estudiar los requerimientos y consultamos con muchos amigos. De esta forma pudimos concretar el producto que finalmente postuló. Al comienzo vimos esta posibilidad como algo más inalcanzable y esperábamos que nuestro proyecto nos ayudara para más adelante poder postular de mejor manera”.

¿Cuál fue la sensación al saber que habías obtenido estos fondos?

“Había pasado un buen tiempo y pensaba que no había tenido un buen resultado, así que prácticamente me había olvidado, pero cuando me llamó la directora de Cultura a mi lugar de trabajo, me puse muy contento porque me pilló de sorpresa”.

PROYECTO

De acuerdo a los datos de la postulación, el proyecto “Voces de Freirina: Herencia del mundo rural”, obtuvo su aprobación en el ítem de Fondart Regional – Conservación y Difusión del Patrimonio Cultural 2013 – Patrimonio inmaterial, involucrando una inversión de 4 millones y medio de pesos.

Como objetivo principal, la iniciativa busca rescatar y difundir las costumbres, expresiones y tradiciones presentes en las zonas rurales de la comuna de Freirina, a través de una investigación participativa que contribuya a la visibilización y puesta en valor de las identidades territoriales presentes.

Esto se quiere lograr con la difusión de 250 libros que muestren los procesos históricos y dinámicas sociales de los habitantes rurales de Freirina. Además el proyecto incorpora una edición digital que permita su visualización en un sitio web, seguido de una muestra fotográfica y afiches alusivos a la presentación itinerante de la muestra.

La idea es que la exposición fotográfica sea exhibida en las comunas de Freirina, Huasco y Vallenar, en las Municipalidades y/o Centros culturales y en las escuelas de estas comunas incorporadas al Sistema Nacional de Certificación Ambiental dependiente del Ministerio de Medio Ambiente. En cuanto a la distribución de los libros, estos serían entregados en los espacios antes señalados incorporando las organizaciones funcionales y territoriales de Freirina.

¿Qué se pretende lograr con este proyecto?

“Tratamos de relevar los espacios rurales de Freirina menos conocidos, poder ir a recorrerlos y observar los sistemas de vida en ellos. Principalmente, apuntamos a los sectores de crianceria en majadas y quebradas; alguerías en el borde costero, y también los pirquineros. Queremos difundir estas tradiciones de una manera más visible. Buscamos conversar con sus representantes y darlos a conocer”.

¿Qué los motivó a querer concretar este anhelo?

“Las nuevas generaciones no conocen. La crianceria está desapareciendo, la pequeña minería y el borde costero está siendo amenazados por otras inversiones y por ello queremos mostrar algo que está desapareciendo. La idea es que la difusión sirva para la comunidad de Freirina y del valle. Principalmente apuntamos a las escuelas”.

¿Qué lugares destacaría principalmente en la comuna de Freirina?

“Nosotros buscamos rescatar cerca de 25 lugares. Más que profundizar en cada uno, lo que buscamos es mostrarlos en su generalidad, puesto que muchos son desconocidos para la comunidad. Existen lugares como Agua del Medio, donde se realiza el rodeo de burros; tenemos también las Chimeneas de Labrar; Quebraditas; Las Tórtolas; El Sauce; San Pedro; Las Norias y el mineral de Capote; sin duda lo más desconocido es nuestro borde costero, donde existe una gran riqueza patrimonial. En cuanto a los crianceros hoy quedan muy pocos y es muy probable que desaparezcan porque no hay recambios, por eso los queremos rescatar”.

¿Crees que se están perdiendo las tradiciones en Freirina y el valle del Huasco?

“Puede ser, aunque también se debe considerar que hemos sufrido una sequía bastante prolongada, que ha limitado por ejemplo el desarrollo de los crianceros. Otra cosa es el recambio generacional que afecta a nuestro campo, pues los jóvenes emigran hacia las ciudades, y adoptan otro tipo de vida”.

AGROSUPER

Si bien Ignacio nació en la capital del país, su familia siempre estuvo apegada a las tradiciones campesinas. Según recuerda, sus padres vivían en la localidad Navidad, aunque nació en Santiago. “Yo siempre supe que esta gran ciudad no iba ser mi lugar de vida, porque siempre estuve ligado al tema del campo y la vida rural”, agrega.

No obstante, su búsqueda por asentarse en una comuna apacible y ligada a la naturaleza, según expresa se vio afectada al llegar la empresa Agrosuper. Hoy es uno de sus más férreos detractores y, justamente por eso, vistió su polera con el mencionado slogan en la actividad de Gobierno. “Había que aprovechar”, dice.

¿Cómo has tomado el conflicto que se vive en Freirina?

“Ha sido un conflicto muy largo y desgastante, pensando en que la comunidad tiene una opinión pero lamentablemente el Estado, las empresas y los medios de comunicación tienen otra. Lo que hemos visto es como el dinero trata de comprar conciencia. Borra patrimonio, historia e identidad de los pueblos.

Muy poca gente sabe que las movilizaciones en Freirina partieron de una marcha que hicieron los niños en las escuelas, quienes expresaban a sus profesores que ya no querían ir a clases por que los olores los afectaban. No tenían recreos y sufrían de náuseas y dolores de cabeza. Por ello, la primera movilización fue en diciembre de 2011 y fue hecha por los niños. Ésta fue la que gatilló la comunidad a oponerse al proyecto”.

¿Cómo se iniciaron las marchas?

“Poco a poco se creó conciencia. Se comenzó a congregar gente y se iniciaron las asambleas. La problemática uno la escuchaba en los negocios, en las casas, en la calle. Entonces nos reunimos y tratamos de ocupar todos los espacios que nos daba la autoridad; comenzamos a pedir reuniones con las autoridades locales y regionales y como no hubo respuesta, se buscó otra forma de protesta. Hasta el día de hoy estamos movilizados porque nuestra opinión es clara, queremos que la empresa no esté y nunca más vuelva. Vamos a hacer lo imposible porque esto sea así”.

¿Qué pasa con quienes quedaron sin trabajo?

“Hay que tener súper claro todo lo que ocurre. La cobertura informativa nos llama mucho la atención porque cualquier persona dice lo que quiere y luego eso sale publicado. Las personas que apoyan a la empresa, junto con quienes estuvieron en huelga de hambre, son alrededor de 50. Ellos tienen contacto para aparecer en los medios y no representan el pensamiento de la comunidad de Freirina.

En este momento se despidieron a 200 personas, de las cuales 70 son habitantes de Freirina. Es más fácil tratar de reubicar a estas personas que hacer que la empresa continúe trabajando. Llevamos más de un año con los malos olores y esto ha cambiado drásticamente la forma de vida. Hay mucha mentira.

Hay que buscar nuevas fuentes de trabajo y no seguir peleando, porque Agrosuper ya se fue. Debemos buscar soluciones”.

¿Quiénes fueron los más perjudicados con el conflicto?

“Los jóvenes de Freirina puedan optar a otras fuentes de trabajo, pero quienes si resultaron perjudicadas fueron las madres jefas de hogar que quedaron sin pega. Por ellas estamos preocupados y hay que ayudarlas para buscar trabajos, aunque no podemos sacrificar el futuro de nuestros hijos por una empresa.

También hubo un tremendo problema al tratar de separarnos con nuestros vecinos, porque hay quienes piensan diferentes. Eso es lo que quiso hacer la empresa con nuestra comunidad”.

Entonces ¿Por dónde pasaría el desarrollo de Freirina?

“Siempre hemos tratado que nuestra riqueza y patrimonio cultural se pueda diversificar, que se incorpore en la economía comunal por ejemplo, el tema turístico y el mejoramiento de la actividad agrícola y de pesca artesanal”.

La provincia del Huasco aún permanece repleta de identidades y tradiciones culturales de sus comunidades rurales, las que sin embargo muchas veces se mantienen “invisibilizadas” tanto por programas institucionales como por los habitantes de sectores urbanizados. A ello, también se unen los emprendimientos productivos que generan incertidumbre respecto del uso y manejo de los recursos.

Todo lo anterior ha significado la transformación de la realidad social, proyectándose un debilitamiento y pérdida de costumbres y tradiciones de estos espacios. Por ello, se celebra estetipo de proyectos, que buscan reconocer las memorias, historias y expectativas de vida de los habitantes de los sectores rurales de una comuna, como una forma de contribuir al rescate de estos conocimientos ancestrales y nuestras herencias del Mundo Rural.

 

 

Fuente www.atacamaviva.cl

Por Carlos Zepeda Gonzalez

Share Button
:: Articulo visto 58 veces ::

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

elnoticierodelhuasco.cl

EL NOTICIERO DEL HUASCO
Un producto de ComuniKT Consultores
Talca 626, oficina interior
Teléfonos:
85550469 - 68042790
Email:
elnoticierodelhuasco@gmail.com
POLÍTICA DE RESPONSABILIDAD

"Las opiniones vertidas en este medio de comunicación son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de El Noticiero del Huasco ni de ComuniKT Consultores"

video destacado

indicadores económicos CHILE

Sábado 21 de Octubre de 2017
  • UF: $26.653,83
  • Dólar: $625,55
  • Euro: $740,30
  • IPC: -0,20%
  • UTM: $46.786,00
  • Imacec: 2,40%
  • Libra de Cobre: 3,15