La actual realidad del Museo del Huasco

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

El día 12 de septiembre de 1968 los habitantes de Vallenar presenciaban entusiasmados la inauguración del Museo del Huasco, que nacía gracias a la donación de una colección particular de don Alfonso Sanguinetti, regidor (concejal) por aquel entonces del cabildo de la ciudad.

Sanguinetti se convertiría así en su primer director, conduciendo al Museo por años pletóricos de promesas y esperanzas. Muy pronto, la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos del MINEDUC, también le acogería bajo su alero.

Ya en ese entonces el reconocido periodista y escritor vallenarino, Jorge Zambra, participaba entusiasmado del rescate y difusión histórica en la Provincia del Huasco, llegando a afianzar una gran amistad con Sanguinetti.

Hoy, este mismo periodista amante de la historia está a la cabeza del Museo, aunque deja entrever su cansancio de tanto esperar por un edificio definitivo para la instalación.

Es que tras varias décadas de funcionamiento, el Museo del Huasco nunca ha contado con un edificio propio y acondicionado para funcionar correctamente, itinerando de casa en casa por largos años. Este hecho ha traído un sinnúmero de inconvenientes, que incluso han terminado con el traslado y pérdida de piezas que con tanta dedicación recogieron sus fundadores.

Por ello viajamos a Vallenar, para conocer un poco más sobre la historia de este Museo sin hogar.

MUSEO

Al llegar al actual espacio donde funciona el Museo del Huasco nos recibió un amable director, quien como buen periodista, de inmediato nos puso al tanto de los pormenores de su historia.

Según contó, Sanguinetti se mantuvo como director del Museo del Huasco hasta 1980, poco antes de su muerte, cuando le fue solicitada su renuncia. Para Zambra, este fue un hecho muy lamentado por quienes lo rodeaban, aunque entendible dado el pensamiento político del ex regidor.

Ese año, pasó a ocupar la dirección el arqueólogo Ivo Kúzmanic, hasta fines de 1985, fecha en que decidió marcharse a Antofagasta por los continuos problemas de la instalación.

Salas de exhibición del Museo.

Al determinar la DIBAM no reponer este cargo de director – por falta de personal – traspasó la responsabilidad y el cuidado de sus colecciones a la municipalidad vallenarina, la que a poco andar y con la venia de la propia DIBAM, autorizó reabrir una vez más sus puertas al público, esta vez bajo la dirección de Zambra.

Inmersos en esta cronología, es preciso aclarar los lugares que durante estos años sirvieron de residencia para el Museo. Durante la dirección de Sanguinetti se utilizó un local entregado por la municipalidad, donde hoy funciona el Centro Cultural. Después, al asumir Kúzmanic, el Museo fue reinstalado en calle Sargento Aldea, ya que no daba cabida para contener más muestras, pues estaba adosado a la Biblioteca Pública.

“Este local no era el adecuado, por lo que le costó mucho trabajo al director el poder levantar los montajes, trabajando prácticamente puertas adentro. En un momento se cansó de esta postergación del museo y la implementación de sus salas, y se fue al norte”, recuerda Zambra.

Cuando asume el periodista, la autoridad regional de la época dispuso que se implementara rápida y efectivamente la Sala de Exposiciones, la misma que había demorado tanto en años anteriores. No obstante, el Museo nuevamente debió cambiar de residencia ya que en el sitio donde funcionaba se instalaría la escuela de Deportes de Vallenar.

“Uno de los últimos cambios ocurrió el año 2004, cuando nos llevaron hasta calle Ramírez con Brasil, cercana al sector centro de Vallenar. Allí permanecimos hasta mediados del año pasado”, explicó Zambra.

POLEMICAS

La historia de itinerancia del Museo del Huasco no ha estado exenta de polémicas. Según Zambra, cuando tuvieron que salir de la casa ubicada en calle Ramírez, llegaron primero abajo del escenario del Estadio Techado de Vallenar, lo que causó mucha polémica pues incluso apareció una crónica noticiosa mostrando esta situación.

Como foto de portada, aparecía el director transportando las muestras en carretillas hasta el Estadio. Tras el episodio incluso el alcalde vallenarino se reunió con él, comprometiéndose con dotar al Museo de una instalación propia. No obstante, pasado el tiempo nada cambió y en el intertanto llegaron donde están ahora.

La actual residencia del Museo del Huasco pertenece al Departamento de Educación Extra Escolar municipal, correspondiendo a una construcción antigua que en un comienzo presentaba muchas dificultades, pues se compartía con varias otras entidades.

Todos estos hechos evidencian que el Museo nunca ha tenido una instalación y lugar ideal para su funcionamiento, ni siquiera en su época de fundación. Esto obviamente, mantiene preocupados y cansados a sus funcionarios.

Actual residencia del Museo en Vallenar.

“El tener algo propio es lo que siempre hemos planteado. Incluso hace poco, el concejal del área de cultura municipal, Juan Horacio Santana, ha venido a conversar con nosotros sobre este tema. También se ha planteado esta situación al alcalde Cristian Tapia. Donde estamos es nuestro local por ahora, aunque al no tener más alternativas, dejamos de persistir”, confiesa Zambra.

Pero los problemas e injusticias contra este patrimonio vallenarino no quedan ahí, pues la historia del Museo también contempla la pérdida de piezas propias, que han sido llevadas a otros museos.

“En los primeros años del Museo, las labores eran muy entusiastas, participativas y coherentes, pero no se contaba con profesionales del área arqueológica. Por esta razón muchas cosas se fueron al Museo de La Serena. Hasta el día de hoy, allí se guardan muchos artefactos de nuestra zona. Este es un tema pendiente, que queda para el futuro inmediato poder recuperarlas, hasta que tengamos un verdadero Museo en el Huasco. Allí se encuentran los primeros hallazgos. Incluso, otros artefactos huasquinos se encuentran en museos de Santiago”, reconoce Zambra.

Sumado a este hecho, encontramos uno mucho más reciente. “Cuando nos cambiamos desde Sargento Aldea a calle Ramírez, no teníamos donde dejar todas las piezas. Ante la desesperante situación, se optó por dejar las muestras en el subterráneo del edificio de la Gobernación del Huasco, ahí depositamos las piezas delicadas, entre ellas una momia. En el ejercicio del Gobernador, éste se encontró con las piezas y llamó al Museo Regional de Atacama, sin comunicarse con nosotros, tras lo cual personal del Museo de Copiapó vino a llevarse las piezas”, recuerda el periodista.

Según agregó Zambra, desde Copiapó nunca consultaron nada y se produjo una situación muy extraña. Luego de un tiempo vino el director del Museo Regional a conversar con su par huasquino, y explicarle la situación, ante lo cual el periodista no pudo más que aceptar que quizá no estaban las condiciones para mantener las piezas.

Una de los elementos más valiosos pertenecientes al Museo del Huasco y que hoy permanecen en Copiapó, es la momia de un minero indígena de El Salvador. En tanto, una balsa de cuero de lobo y otros artículos importantes, permanecen aún en el subterráneo de la Gobernación, en calidad de depósito de urgencia por el cambio de espacio del Museo y no como custodia.

FUTURO

Actualmente el Museo del Huasco está en proceso de reinstalación, contando con dos salas aptas para el público. En cuanto a piezas, encontramos objetos de la historia del Huasco, piezas de arqueología y similares. No obstante, son más bien pocas, pues en la zona falta más trabajo arqueológico debido a la falta de investigación en terreno por parte de profesionales.

Cabe señalar que El Museo no cuenta con ningún tipo de asignación – cero pesos – pues la municipalidad solo se ocupa de los sueldos de sus tres funcionarios y el pago de servicios básicos. En esto, su director es categórico:

“Antes, en el anterior local, el agua, la luz y teléfono debíamos pagarlo nosotros mismos de nuestros propios bolsillos. Por la falta de dinero incluso hemos perdido la posibilidad de obtener muchas piezas, porque la gente no regala, y cuando entrega algo, no está en buen estado. Aun así varias cosas mías las he regalado y las dejaré para el Museo”, agrega Zambra.

Lamentablemente, el gestor cultural cree que todo el esfuerzo por contar con un edificio propio no podrá ser visto por él, ya que han mermado sus esperanzas dada la velocidad de los procesos. “Sé que tengo que mantener esto con la mayor dignidad posible. Para eso continuamos trabajando y estudiando. Mi familia me ha apoyado y ha ayudado a pasar los malos ratos, y sigo adelante sin quebrarme. Por la velocidad de los procesos creo que no podré ver un nuevo museo. Yo sé que estoy preparando el camino para que alguien lidere el proyecto después que yo. De todas maneras sería un gran triunfo personal. A veces me veo como un portador de Sanguinetti, de su idea y anhelo”, confidencia.

No obstante este panorama, al parecer el sueño de Zambra y de la comunidad vallenarina podría concretarse después de todo, ya que en el municipio habría una luz de esperanza.

Según el alcalde Cristián Tapia, “momentáneamente hemos entregado una instalación al Museo en calle Prat, pero tenemos un Proyecto Definitivo que este año fue enviado en la carpeta de postulación a los F.N.D.R (Fondo Nacional de Desarrollo Regional), que esperamos tener luego y que dejaría un nuevo Museo Interactivo instalado a un costado del Paseo Ribereño, donde hoy se construye el Parque Quinta Valle. Ya se está trabajando en un diseño y de aprobarse, el proyecto debe ser licitado y construido. Ojalá que esto se logre a finales de este año y el próximo tenerlo en condiciones de funcionar”.

No solo esta buena noticia podría contribuir al destino final del Museo del Huasco, ya que de acuerdo al concejal Juan Horacio Santana, en un eventual caso de que no prosperara el proyecto F.N.D.R. está la opción de trabajar otra iniciativa de reposición del espacio que hoy ocupa el Museo de Huasco, y que involucraría eventualmente notables mejoras y un reacondicionamiento para que esta infraestructura quede de manera definitiva y únicamente para el Museo.

Con todo, habrá que esperar hasta fin de año para ver si el proyecto F.N.D.R. es aprobado, aunque también es necesario de que en su diseño y construcción se incorporen las opiniones y aportes de los distintos actores del ámbito cultural de Vallenar, sobre todo de quienes están involucrados con el rescate y preservación histórica de la comuna. Apuntando a esto, ya se están iniciando las primeras reuniones tendientes a recoger impresiones sobre cuál es el Museo que la comunidad quisiera tener.

Cualesquiera sean los pasos que rodeen al Museo, es hora de que tanto autoridades como privados y la misma comunidad vallenarina, apoyen y valoricen este espacio histórico de la provincia del Huasco, que por tanto tiempo se ha mantenido gracias al esfuerzo y dedicación de unos pocos soñadores.

 

Fuente: www.atacamaviva.cl

Share Button
:: Articulo visto 374 veces ::

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

elnoticierodelhuasco.cl

EL NOTICIERO DEL HUASCO
Un producto de ComuniKT Consultores
Talca 626, oficina interior
Teléfonos:
85550469 - 68042790
Email:
elnoticierodelhuasco@gmail.com
POLÍTICA DE RESPONSABILIDAD

"Las opiniones vertidas en este medio de comunicación son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de El Noticiero del Huasco ni de ComuniKT Consultores"

video destacado

indicadores económicos CHILE

Sábado 18 de Noviembre de 2017
  • UF: $26.667,23
  • Dólar: $630,41
  • Euro: $742,27
  • IPC: 0,60%
  • UTM: $46.692,00
  • Imacec: 1,30%
  • Libra de Cobre: 3,06