A 40 años del Golpe

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

Magaly Varas

Chile revive uno de los episodios más traumáticos de su historia, lamentablemente en cada rincón de Chile se vivieron hechos traumáticos. La región de Atacama y Vallenar no escaparon a ello, el mismo día 11 en las inmediaciones de los estanques de almacenamiento de  agua potable, Javier Valdivia Araya  muere a raíz de disparos efectuados por civiles que custodiaban  dichos estanques por orden de la autoridad militar.

En días posteriores al 11, trabajadores del Mineral de Astillas, Algarrobo, y otros, son detenidos, vejados,  torturados y luego exiliados o relegados. El Alcalde de la ciudad, Juan López Torres es asesinado  por una patrulla de Carabineros, Leonardo Antonio Iribarren dirigente sindical, mientras esperaba el bus que  lo trasladaría a su lugar de trabajo en las cercanías del distrito de Bandurrias es detenido y nunca más su familia y/o  amigos lo vuelven a ver. Su caso calificaría como “detenido desaparecido”.

Mujeres y  jóvenes también son detenidos  y torturados, cientos de familias quedan desamparadas,  niños y niñas ven como sus padres o sus familiares son detenidos y separados de sus hogares. La noche oscura se cierne sobre el bando de los vencidos.

Pasa por Copiapó la “Caravana de la muerte”, un general de la República acompañado de otros oficiales del Ejército de Chile, dejan un reguero de muerte y dolor a su paso, asesinan en forma brutal  a 13 compañeros dirigentes de los Partidos de la Unidad Popular que estaban detenidos, entre ellos casi la totalidad de los dirigentes del Regional del Partido Socialista y ejecutan además  al Gerente General de COBRESAL, y a los dirigentes sindicales Benito Tapia y Maguindo Castillo.

Una muestra de la impunidad, la desfachatez  y la crueldad con que actuaban los “soldados de la Patria” fue que los cadáveres de los compañeros ejecutados no fueron entregados a sus familiares y no quisieron decirles donde los habían enterrado. Al dolor de la perdida de sus seres queridos, se suma el que no  les dieron  el derecho a un funeral y posterior lugar donde recordarlos.

No podíamos creer lo que pasaba, aún recuerdo cuando cantábamos puño en alto la “Marsellesa Socialista”, cuando en la última concentración realizada el 4 de septiembre del 73 cantábamos con convicción el “No nos moverán”. Aún recordamos las canciones, las enseñanzas, las acciones, las actividades, las conversaciones,   los afectos que nos habían acompañado durante los años de formación en la Juventud Socialista, donde siempre estuvieron presentes los compañeros que habían asesinado y sentía que se me encogía el alma.

La violencia invadió  nuestra cotidianidad, nos dejó sin futuro, se interrumpieron proyectos de vida, se dispersaron las familias, se suspendieron estudios, la cesantía se hizo presente, la persecución fue inclemente. El miedo invadió la vida privada, miedo a que los hij@s hablaran algo indebido en el colegio, miedo a confiar en alguien desconocido, miedo a parecer culpable de algún difuso delito, miedo a ser sorprendido durante el toque de queda.

En ese contexto, fueron las mujeres quienes sostuvieron la vida cotidiana de sus familias, darles ánimo y resolver sus necesidades básicas. La posibilidad de expresarse, condición indispensable para elaborar el duelo, no estaba permitida. Debieron pasar años en un país que recobraba la democracia para poder enfrentar estos hechos.

Entre quienes celebraron el Golpe están quienes lo impulsaron y colaboraron en su realización, aquellos que se vieron beneficiados,  y los que vivieron sin saber o sin querer saber lo que ocurría y con el paso de los años han debido aceptar que fueron cómplices silenciosos de lo que ocurría.

Tanta barbarie, tanto dolor, tantos silencios cómplices, permitieron además que con mano ajena  se privatizaran importantes Empresas de Estado de Chile, sólo traigo a la memoria tres: IANSA, ENDESA y C.M.P. Una vez instalados en el Gobierno, los militares inician un proceso de privatización de las empresas públicas, la CORFO  se transforma en una gran agencia privatizadora y así es como Roberto De Andraca, funcionario y posterior Gerente de CORFO , término siendo dueño de todo el Holding C.M.P.

La represión gestada y orquestada por organismos del Estado, también dio cuenta de las organizaciones de los trabajadores, requerían un movimiento sindical acallado para implementar un modelo económico tan devastador para los trabajadores del campo y la ciudad.

Lo que ocurrió el  11 de septiembre del 73, los días posteriores a él, y el largo peregrinar en búsqueda de verdad, justicia, y la recuperación de la democracia, durante los 17 años de dictadura,  aún no entran oficialmente a la historia de Chile. Durante estos días hemos podido ver imágenes de lo que aconteció, hemos escuchado testimonios de sobrevivientes y testigos de la mayor tragedia que ha vivido Chile en su vida de Republicana.

La democracia, en el amplio sentido del término, se ofrece como un espacio en el cual es posible recordar y elaborar los acontecimientos históricos y la convulsión social. No es extraño entonces que en estos días, en que gozamos de un clima abierto y favorable en los medios de comunicación, volvamos al pasado desde el presente y de cara al futuro.

 

Por Magaly Varas

Ex Gobernadora del Huasco

 

 

 

 

 

Share Button
:: Articulo visto 130 veces ::

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

elnoticierodelhuasco.cl

EL NOTICIERO DEL HUASCO
Un producto de ComuniKT Consultores
Teléfonos:
85550469 - 68042790
Email:
elnoticierodelhuasco@gmail.com
POLÍTICA DE RESPONSABILIDAD

"Las opiniones vertidas en este medio de comunicación son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de El Noticiero del Huasco ni de ComuniKT Consultores"

video destacado

indicadores económicos CHILE

Miércoles 22 de Mayo de 2019
  • UF: $27.735,73
  • Dólar: $696,61
  • Euro: $777,55
  • IPC: 0,30%
  • UTM: $48.595,00
  • Imacec: 1,90%
  • Libra de Cobre: 2,75