Gerente técnico Junta de Vigilancia del Huasco: “Las empresas juegan un rol muy importante y debemos saber hasta qué punto tienen un compromiso real con la ciudadanía”

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

VICTOR GONZALEZ (1)

Víctor González Aravena, es el gerente técnico Embalse Santa Juana, Junta de Vigilancia del Río Huasco y sus Afluentes y está a cargo del Fondo ProAgua, ex Fondo de Compensación Ambiental, que busca mejorar las condiciones hídricas del valle. Este ingeniero civil, tiene una opinión bastante local acerca de los proyectos e inversiones que se han alejado del Huasco, y de las causas y grupos que han influido en el desarrollo de éstos. Señala que es pro empresa, pro empleo, pro familia, y que en parte, estas iniciativas aportan en el desarrollo del valle. El Noticiero del Huasco conversó con él y esto es lo que nos señaló.

¿Cuál es tu impresión acerca de lo que está sucediendo con los proyectos y las inversiones en nuestro valle? Se percibe alguna solución y oportunidad para los vecinos del Huasco?

Creo yo que si lo miramos del punto de vista de las trabas que se han generado hoy en día en el valle del Huasco, yo creo que son oportunidades que tenemos nosotros los vallenarinos y todos los huasquinos para aglomerar a toda la provincia, son oportunidades que hoy día tenemos que mirar con buenos ojos y en el sentido de poder crecer también, en ese sentido si lo miramos como una oportunidad para poder desarrollarnos tanto como profesionales, desarrollar nuestra casa, desarrollar nuestras vidas cierto, y también legal un buen futuro a nuestros hijos y nuestros nietos, es importante que éstos proyectos se lleven a cabo. Ahora, obviamente tenemos que empezar a conjugar todo lo que tiene que ver con las relaciones humanas, relaciones sociales, relaciones medioambientales, que hoy día están muy de moda y que principalmente es lo que lleva a paralizar todos éstos grandes proyectos y a generar también estos movimientos que están en contra de todo el sistema. Esto de una u otra manera se ve que más que un problema a nivel macro en relación a la cantidad de proyectos que hoy día están, es un tema de ideales también, porque si hoy día nos damos cuenta los proyectos se han parado principalmente por incumplimientos medioambientales que han sido graves en distintos niveles, pero han sido graves para los efectos que se desarrolle nuestra provincia. También creo, que existe responsabilidad del Estado en éste tipo de proyectos, principalmente porque no existe la dotación suficiente y tampoco en algunos casos no existen las competencia adecuadas para que se lleve una buena fiscalización de éstos proyectos. Podemos hablar el tema que fue muy bullado en su momento de Agrosuper. Cuando se paralizó por completo por éstas manifestaciones que hubieron, que fueron tremendas manifestaciones que llegaron a destruir parte de las carreteras y todo eso, pero si lo empezamos a analizar en el fondo, ¿dónde también se encuentran las capacidades para poder prever esto?, y también esto, por otro lado, se asocia a la forma que somos nosotros, la forma que somos como chilenos que siempre somos reactivos y una vez que pasan las cosas recién actuamos, entonces son situaciones de las que uno tiene que empezar a aprender, empezar a cambiar y que también parte por políticas públicas, políticas del Estado. Por un lado tú puedes analizar cuáles son las falencias que tuvieron o las fallas, o por qué en el fondo se vieron perjudicados éstos cuatro proyectos que hoy día se encuentran paralizados, entonces por un lado vemos incumplimientos de las empresas, pero por otro lado vemos incumplimientos por parte del Estado que aprueba proyectos en un inicio y no se analiza en toda su magnitud como va a funcionar esto; también creo que la participación ciudadana que se genere también tiene que ser mirado con altura de miras y no hacer una participación ciudadana que no tenga un peso técnico, porque creo yo que todos podemos convivir. En otros lados del mundo, existen éste mismo tipo de problemáticas y podemos ver que lo más bien funcionan, está conviviendo la agricultura con la minería, la minería con la industria y ésta con la población, existe mucho en países que son desarrollados, podemos mirar que existen estas campañas que hoy día la vemos claramente en Huasco, que se están haciendo éstas campañas de reciclaje, en donde en otros países, por ejemplo, a mí me tocó la suerte de estar en un país desarrollado que es Israel, en donde vemos claramente cómo utilizar todo para todos. En el sentido de que utilizar agua para generar energía, utilizar energía para poder seguir generando más energía, la misma basura la transforman en gas y la utilizan en energía, para el agua del mar existen un sin número de desaladoras y así sucesivamente, tú vas sumando y al fin y al cabo no existe ninguna pérdida en ese sentido y te preguntas porqué en el resto de los países existe éste tipo de situaciones y porqué nosotros no lo podemos desarrollar. Una de las enseñanzas que me traje cuando fui en éste viaje puntual a Israel a visitar principalmente tecnologías de riego, y me dije más que un tema de riego aquí nosotros en Chile tenemos todas las capacidades, tenemos profesionales, tenemos universidades, tenemos recursos, tenemos un sin número de características que en otras partes del mundo envidian y hoy en día el problema que tenemos tal vez es un problema de ver cómo enfrentamos la cosa. Es un problema de nosotros mismos, y como te decía recién es un problema de ser reactivos, no somos propositivos en éste ámbito de resolver situaciones, y bueno y después nos vamos a las otras áreas en donde están hoy día tan de moda estos movimientos medioambientales, de los cuales participan un sin número de personajes que pertenecen tanto a grupos ambientalistas, a las iglesias, a un sin número de, digamos,  habitantes, llama la atención que no exista una propuesta por parte de ellos, yo creo que todo lo que se pueda reclamar, todas la ideas, son buenas y son bienvenidas, pero también creo, que cuando uno va con una idea en contra de algo uno siempre tiene que traer una propuesta debajo de la manga, y eso es lo que yo no veo. Encuentro totalmente legítimo que hoy día se bombardee a un sin número de proyecto que hay hoy en la provincia del Huasco, pero de ese bombardeo, que viene detrás?

Frente a ésta situación que tú visualizas de que por una parte no hay propuestas, pero que también reconoces que hay una falta de compromiso mayor de parte del Estado, entre éstas dos posturas, digamos, sientes tú ¿que aquí hace falta más diálogo entre estas dos posturas, o hay otro camino para unificar?

Yo creo que uno de los caminos válidos para poder desarrollar esto es considerar un tercer ente, que más que un mediador yo lo miraría como una organización que centralice y que vea ambas visiones, y que tenga la capacidad de poder desarrollar lo que existe en el territorio. Hoy podemos ver lo que existe tal vez la Gobernación es una entidad por parte del Estado, cierto, que representa al Gobierno de Chile en la provincia nuestra, pero también nosotros que somos hijos de ese modelo, tenemos que incorporar a la parte privada y que la parte privada también haga su pega, hoy día a que lo enfoco, por un lado tenemos a los grupos ambientalistas, por otro lado tenemos al Estado, pongamos un ejemplo, la Gobernación por un lado que es la que representa a la provincia y tenemos un grupo de medioambientalistas, no creo que medioambientalistas, porque en esa gama hay muchos, pero que se denominan ambientalistas, que son los que están en contra de todos éstos proyectos, que las organizaciones, puede ser por ejemplo, la Junta de Vigilancia o la Asociación Gremial de Agricultores, o como la Cámara de Comercio, un sin número de organizaciones que hoy en día se encuentran activas, puedan llevar el liderazgo de llevar y concentrar esto y ver qué pasa en el territorio, porque principalmente por parte del Estado todas las cosas se resuelven en Santiago y los problemas nos vemos nosotros afectados acá, que estamos a 600 kilómetros de la capital, entonces darle el protagonismo a las organizaciones que hoy día están dentro del territorio yo creo que es una de las armas que tenemos y que no hemos podido o no hemos sabido ser capaces de sacarle el jugo.

A  pesar de que los grupos ambientalistas no encuentran válidas a éstas organizaciones, porque ellos aluden a que hay conflictos de interés, pensando, quizás, en la Cámara de Comercio, que estaría dispuesta a que se instalen éstos proyectos porque hay un beneficio económico detrás…

Mira, ahí va lo primero que te decía, el tema de cuál es la propuesta, a mi juicio todos necesitamos de bienes y servicios y si miramos a un mediano y largo plazo, yo siempre voy a querer lo mejor para mi familia, voy a querer lo mejor para mi ciudad, voy a querer lo mejor para mi provincia, pero todo obviamente con respeto, pero resulta que hoy día nos vemos enfrentados a que estos grupos. Son totalmente válidos, pero ¿cuál es la propuesta?; hoy se instala una empresa donde perfectamente se pueden generar 500 empleos, por dar un número, una cifra, pero por otro lado decimos, oye, se instala ésta empresa con éstos 500 empleos, y la ciudad está con capacidad de poder absorber 500 personas más? Después veo a éste grupo de medioambientalistas que está en contra de la empresa, pero ¿en contra de qué?, ¿en contra de que no se instale?, ¿en contra de que no cambien el territorio?, ¿en contra de no sé qué?, porque no hay una propuesta. Si digo estoy en contra de ésta proyecto porque me va a contaminar, pero por otro lado éste proyecto me genera 500 plazas de empleo, como yo, como opositor al proyecto digo, mira sabes qué? Tú me vas a contaminar, pero ésta es la propuesta para que tú no contamines y de ésta manera los 500 empleos que si tú los multiplicas por dos personas por familia tú vas a tener 1500 personas que van a beneficiar al territorio. Les señalas, que con ésta propuesta que yo te presento para que tu proyecto sea viable también podemos hacer viable que 500 personas más de Vallenar puedan trabajar y puedan surgir y puedan avanzar a estudiar a universidades, a desarrollar a sus hijos o las mismas personas puedan aspirar a más, a tener una mejor calidad de vida y hacer todo esto con mayor sustentabilidad, pero ahí está la duda, la gran duda, porque nuevamente digo que es muy válido que reclamen, muy justo, y me parece bien, pero también creo que es justo que tengamos una propuesta por el otro lado, porque no todo puede estar malo porque sí. Resulta por otro lado tu dejas un sin número de personas con hijos, inversiones, que quiere arreglar su casa, que quiere tener aspiraciones a que sus hijos en muchos casos ya que en nuestra provincia se da que las primeras generaciones van al instituto, van a la universidad y entonces eso que vaya cambiando, que vayamos creciendo, pero eso no lo encuentro, no lo veo por ninguna parte. Ese es uno de los temas que es para reflexionar y ver hasta qué punto estamos en contra de todo y hasta qué punto estamos en contra pero con una propuesta, que a mi juicio eso es lo que vale más.

Cuál es tu opinión por ejemplo frente a Punta Alcalde, con todo su historial, con ésta resolución que a nivel técnico de la región de Atacama no fue aprobado y que pasó por una instancia política a través de una comisión de ministros donde se aprueba, donde hay un grupo que se opone a esto, que la empresa dice que no va a contaminar y que va a mejorar la calidad de vida poniendo un precipitador en otra empresa, si lo podemos aterrizar a tu juicio, que nos podrías señalar?

Mira, yo encuentro que es lo que yo te comentaba hace un rato, las decisiones se toman en Santiago y no acá donde estamos los dolientes, pero sin embargo creo que todas las cosas son posibles, en la medida que todos nos respetemos, pero aquí también juegan un rol muy importante las empresas y hasta qué punto los empresas tienen un compromiso real con la ciudadanía donde se instalan. Hoy podemos ver ejemplos en Australia donde existen proyectos mineros y alrededor de la minera hay agricultura y la ciudad es extraordinariamente hermosa, entonces ese empresa se compromete claramente con el territorio para que todos puedan existir, mejorar su calidad de vida, mejoran sus ingresos, mejora todo, pero obviamente con respeto. Ahora a mi juicio que en éste caso no hubo un respeto hacia las autoridades regionales y ahí nuevamente caemos en un problema estructural en que las regiones no tienen el suficiente poder para tomar decisiones concretas y ver que afecta y que no afecta, ahora, también hay que tomar en cuenta lo siguiente, creo yo que hoy día hemos crecido como provincia, como región, como país, y estamos en condiciones de ver técnicamente los proyectos, sin colores políticos, porque para qué estamos con cosas, Punta Alcalde también se ve con colores políticos y dependiendo de las conveniencias, si eso está claro, no hay como no darse cuenta de eso, pero sin embargo creo que las decisiones hoy día tienen que tomarse técnicamente fundadas y respetarse ese tipo de decisiones, a lo mejor a veces no se entienden, porque podemos decir que técnicamente tiene solución, pero cuál es el costo que tiene esto, de un punto de vista social, de un punto de vista administrativo, del punto de vista político ¿cuál es el costo?, porque a lo mejor instalar esa central de Punta Alcalde obviamente debiera generar impacto, debiera generar impactos económicos importantes, pero por qué no decidir también que de las utilidades que se generan dentro de esa empresa porqué no se desarrollan polos productivos internos, por qué no desarrollamos, por ejemplo, un mejor puerto, porqué no mejoramos las carreteras para que todos los productos que se generan dentro de la provincia tengan también una alternativa de salida para que sea más económico para la gente que emprende aquí en la provincia. Hay un sin número de aristas que a mi juicio falta mucho por resolver, me ha tocado también vivir en lo particular en mi mismo trabajo, donde hay legislaciones que no están claras, entonces en qué momento comenzamos a darle mayor peso a la decisión de las autoridades regionales, porque resulta que con la mano izquierda lo escriben y lo firman y después en Santiago pasan borrando con el codo todo lo que se hace, entonces yo creo que por ahí va el asunto. Para hacer un resumen: hubo una falta de respeto a las autoridades regionales, ya que prácticamente todas las decisiones se tomaron en Santiago, sin ver y sin calificar, como fue en su momento calificada técnicamente que era inviable esto y que se diera vuelta el pandero y que al final saliera favorecido. No estoy en contra de que la empresa o este proyecto Punta Alcalde se haga, yo estoy a favor, y me declaro una persona que soy pro empresa, pro desarrollo, pro sustentabilidad y pro que la familia crezca, ese es el espíritu que yo tengo, trabajo por eso y lucho por eso, pero también creo yo que por el otro lado también tiene que existir el respeto, también tiene que existir la armonía, tiene que existir la comprensión en que si yo venga a instalarme en un territorio y van a ser vecinos nuestros, que son además vecinos potentes, y ese vecino cómo podemos ver alguna forma en que podamos crecer, a que podamos desarrollarnos a que podamos tener una mejor calidad de vida y principalmente, que es uno de los temas que no desarrollé antes pero que es uno de los temas principales que nos podamos educar también en eso, que es algo de fondo, ahí entramos en el plano educacional que es para largo, pero creo que hay que partir y si no partimos pasa el tiempo y al final eso es lo que nos pena cuando se tira raya para la suma, eso es lo que nos pena al momento de tener capacidad o ser competente para enjuiciar o para hablar como se desarrollan estas cosas.

Crees que éstas situaciones que han vivido estos proyectos emblemáticos aquí en la provincia puedan transformarse en que los inversionistas o las personas que estén interesadas en invertir en el territorio se retiren, se vayan, que no pongan sus ojos en la provincia del Huasco? Vemos, por ejemplo, que la minera Teck hizo un pie al lado diciendo que su proyecto lo iban a paralizar por un momento, piensas que las empresas se van a terminar retirando del territorio o piensas que tienen la creencia de que están buscando la forma de entran en un diálogo con éstas comunidades que se oponen directamente a esos proyectos?

Mira, yo creo que en ese sentido las empresas que se vengan a instalar aquí a la provincia tienen una responsabilidad directa al momento de pisar la provincia, y que se estén o no alejando va a depender de cada empresa, cada empresa va a definir y va a ver los riesgos que asume o no, pero también creo yo que el temor que tienen las empresas es que está siendo todo inflexible y que se está llegando a la violencia para poder paralizar la mayoría de los proyectos. Por suerte aquí uno solo ha llegado a esa instancia, porque otros han sido parados antes de, pero han estado al borde de que se genere una violencia mayor en distintos ámbitos, pero en ese sentido va a depender de cada empresa, de cuáles son los riesgos que quiera asumir, y por otra parte y en relación a la misma pregunta que me estabas haciendo reitero que el miedo que se tiene es que se está actuando con violencia y la violencia a qué nos lleva? Cuál es la solución para eso? Si nosotros somos personas que podemos dialogar, que podemos entender, que podemos comprender, que podemos llegar a un nivel medio de tal manera que ambos seamos beneficiados, pero también todo cuesta, porque son posiciones válidas que cada uno puede ver, analizar, y en ese sentido cada empresa será responsable de poder asumir su riesgo y hacer o no viable su proyecto.

¿Cuál es tu opinión del proyecto El Morro, por ejemplo de la minera Goldcorp y de la minera Pascua Lama de Barrick?

Mira, en lo que respecta al proyecto El Morro yo creo que es un excelente proyecto, un proyecto que es viable en la provincia del Huasco pero siempre y cuando el depósito de relaves que está proyectado y que está aprobado por la resolución de calificación ambiental que se ubica en las nacientes de la cuenca del Huasco. creo que eso lo hace inviable, a pesar que te digo que es un interesante proyecto, que es viable y todo, pero siempre y cuando ese tranque de relaves lo saquen de la provincia, porque principalmente al parecer ese proyecto no hizo el análisis comparativo entre la cuenca de Algarrobal, que está hacia el lado norte de la cuenca del Huasco y la cuenca del Huasco que tiene todo un sistema productivo y está la mayor población de la provincia, dejaron un depósito de estéril o un pasivo ambiental como se le denomina ahora en las nacientes de nuestro valle y también sin exigirle los estándares mínimos que se le exigió. Por ejemplo, a Pascua Lama para hacer el manejo de aguas. Pascua Lama tiene la problemática directa con el manejo de las aguas, donde no han terminado todavía el sistema de manejo de aguas y ya le habían dado comienzo a la remoción de cerro y a empezar a agrupar el depósito de estéril que al final se iba a transformar en un gran depósito de estéril instalado en las alturas de nuestra cuenca, entonces en ese sentido y para terminar con el proyecto El Morro y pasar al proyecto Pascua Lama, el proyecto El Morro yo creo que es un gran proyecto, una muy buena alternativa y una muy buena posibilidad para el valle completo, pero siempre y cuando el tranque de relaves no exista en nuestra cuenca, porque afecta directamente a los recursos hídricos de nuestro valle que es lo fundamental que hoy tenemos para que se desarrolle por completo nuestra provincia. Por otro lado lo que es Pascua Lama, cierto, aquí tengo que dar mi opinión desde el principio, donde yo considero que Pascua Lama es un gran proyecto, es un gran proyecto desde el punto de vista de la ingeniería, ya que es lo más avanzado que hoy día existe, pero a su vez tienen la gran complejidad de que es un proyecto que se encuentra sobre los 4.500 m.s.n.m., en donde las condiciones para que se trabaje ahí son totalmente inhumanas, es muy complejo desempeñarse en esas alturas, a mi me ha tocado estar un par de días allá arriba y la verdad es que es bien duro, no es fácil y yo voy solamente por efectos de fiscalización e inspección, pero me imagino el estar trabajando allí en maquinaria pesada, es complejo, y en ese sentido creo también que en éste caso la minera falló en comunicación interna para poder haber evitado esto que les sucedió. Ellos claramente al igual que nosotros que nos hemos caído en temas comunicacionales, creo también que la empresa no ha sido asertiva en los ámbitos comunicacionales, o le ha faltado capacidad de mostrar lo que hacen, de poder llegar a la gente con mayor empatía, con mayor cercanía, a pesar de que éste proyecto desde un comienzo partió minado por todas las especulaciones que habían de otros países, pero desde el momento en que se sometió a todas las exigencias medioambientales y al poder desarrollar un sistema de manejo de agua que es prácticamente único en el mundo en esas condiciones, obviamente que tenían que hacer la pega bien y no lo hicieron. Ellos fallaron principalmente en la comunicación interna a mi juicio, donde por un lado trabajar internamente la parte de medioambiente que ve recursos hídricos y la otra parte trabaja la minería entonces todos tienen sus distintos jefes, todos tienen sus distintas planificaciones y aquí lamentablemente se dio inicio a algo que les está pasando la cuenta, pero yo creo que éste proyecto es otra de las alternativas y es otra de las posibilidades que tiene el valle del Huasco en su desarrollo y de hecho a través de este convenio que tiene con la Junta de vigilancia para poder que se desarrolle la infraestructura de riego en el valle del Huascocreo que ha sido la clave para que hoy día podamos contar con recursos hídricos y si vemos nosotros las cuencas vecinas, sin ir más lejos si vemos la cuenca del Elqui está en unas condiciones críticas y si vamos un poquito más al sur el sistema Paloma, Recoleta, Cogotí no tienen agua hoy día y nosotros en cambio, si podemos contar con agua y es principalmente porque se ha hecho un mejoramiento de la infraestructura de riego y ese es tal vez un granito en la provincia que de cierta manera genera ese impacto, pero hoy no se ve, no lo vemos porque en el día a día nosotros los comunes no lo vemos, va pasando, pero nosotros los que estamos involucrados en éste desarrollo y en ésta infraestructura la empresa se apuntó un acierto en haber empleado y negociado esta cantidad de recursos para que se desarrolle la infraestructura de riego en el Huasco, y hoy vemos las consecuencias que eso tiene desde un punto de vista positivo, pero como te digo eso no se ve para el común de las personas porque es un tema muy específico, pero que a la larga trae su fruto.

La agricultura del valle del Huasco debería estar por debajo de la minería, debería estar a la par, debería ser superior, por donde va el futuro de la agricultura del valle del Huasco, considerando que el recurso hídrico es un tema sensible, que es necesario y que frente a éstos mega proyectos mineros que al parecer consumen harta agua y que al parecer podrían afectar la cuenca del río, ¿hacia dónde camina o debería caminar la agricultura del valle?

En relación a eso de nuevo saltamos al principio de lo que hablábamos referente a la educación, en donde hoy día la minería o la gran minería es en términos globales un gran consumidor de agua, pero también es un gran manejador de la eficiencia del recurso, en donde tal vez si lo llevamos a números a cuantificación, ellos de un litro por segundo que tengan de agua ellos le van a sacar el máximo provecho al litro por segundo que tienen y si lo comparamos con la agricultura, la agricultura no necesariamente le saca el 100% de rendimiento a ese mismo litro por segundo de agua, por lo tanto hoy día en un escenario, de desarrollo de cualquier cuenca del país pasa por los derechos de agua y por los derechos de aprovechamiento que se manejen. Hoy si lo miramos en términos de derechos, tanto la agricultura como la minería cuentan con los mismos derechos de aprovechamiento, en ese sentido están a un mismo nivel en cuanto a derechos, porque el litro por segundo en la agricultura es lo mismo que el litro por segundo en la minería, o sea son iguales, en ese nivel son netamente iguales, la gran diferencia son los ingresos que se perciben por ese litro por segundo de la minería son no sé cuantas veces más grandes que el mismo litro por segundo que se consume en la agricultura, por lo tanto en ese sentido hay un mayor costo en la agricultura que por el otro lado.

¿Y se debiera regular eso?

Más que regular ahí conjuga lo que conversábamos en un inicio sobre la participación de las grandes empresas que obtienen grandes recursos en poder aportar a todo el valle y que se desarrolle, hoy  por ejemplo, yo creo que la agricultura es un muy buen negocio en términos globales, pero siempre y cuando tengas asegurada la venta, porque si no tienes asegurada la venta estás frito, o sea tienes que tener toda la cadena, hoy  tú tienes el agua, tienes la tierra, tienes el cultivo, tienes el manejo, tienes la producción, pero la única gran interrogante es el destino final, entonces en nuestra provincia para que la agricultura tenga un mayor desarrollo por ejemplo, hoy día somos el último valle del norte que tiene un río que corre y que somos un potencial agrícola y ni siquiera contamos con un terminal agropecuario en donde podamos sacar nuestros productos, ¿qué pasa? Por qué no la empresa privada que genera éstas grandes riquezas no apoya a la provincia en general con un sector de acopio en donde tengamos un terminal agropecuario donde toda la gente que produzca agricultura vaya a vender sus productos en ese punto y, por qué no decirlo, que lo saque a otras regiones y sea un punto de intercambio que hoy día no tenemos. Ahí hay algo en donde podemos trabajar, viendo la parte agrícola, para ver si es más o menos, ya te he dado algunos ejemplos, donde el litro por segundo en la agricultura no cuesta lo mismo o no produce lo mismo que en la minería, entonces en ese sentido yo creo que hay un trabajo pendiente de desarrollo más en la cadena productiva para que la agricultura tenga una posición elevada en el Huasco. Hoy tenemos pocas personas o pocos empresarios en la provincia que tienen éxito con la agricultura, hablemos de éxito en que puedan generan mano de obra, en que puedan desarrollarse, puedan seguir creciendo, pero también no nos debemos olvidar que la mayoría de los usuarios agrícolas en el valle del Huasco son pequeños agricultores que tienen su pequeña superficie de cultivo, en donde ellos tienen sus hortalizas, tienen sus pequeños árboles frutales, entonces en ese sentido ellos no tienen asegurado o les cuesta mucho más poder ser agricultor en comparación con el tema minero, donde el agricultor se saca la mugre para sacar una cantidad de recursos que lo satisfaga a él, mientras que tal vez en la minería el trabajo de un mes es la producción del año del agricultor, entonces esas son las diferencias en ese sentido y tenemos que apuntar a que la agricultura en el valle del Huasco se pueda desarrollar en conjunto con éstos proyectos. Si bien es cierto, el agua es lo fundamental, pero ahí ya entran nuevamente las organizaciones, hoy día la Junta de Vigilancia, las comunidades de agua en que se desarrollen proyectos de mejora de la infraestructura, que se desarrollen proyectos comunales con la municipalidad, con INDAP, con todos los medios que existan para que se pueda esto desarrollar e invitar siempre a las empresas, tal vez como condición de ingreso a éstas grandes empresas, que se diga perfecto, ustedes ingresan, pero deben existir ciertas condiciones o ciertos aportes para que la provincia se desarrolle en torno a ustedes, que nos brinden seguridad, que nos brinden sustentabilidad y que nos dejen desarrollar lo que nosotros queremos, yo creo que por ahí va la idea de poder mantener la agricultura en el valle del Huasco.

 

El Noticiero del Huasco

Share Button
:: Articulo visto 193 veces ::

Un comentario en: Gerente técnico Junta de Vigilancia del Huasco: “Las empresas juegan un rol muy importante y debemos saber hasta qué punto tienen un compromiso real con la ciudadanía”

  1. CADÉMICO ESTADOUNIDENSE CARL J. BAUER ANALIZA LEGISLACIÓN CHILENA
    Experto en manejo de aguas: “Alguien tiene que tener autoridad y poder para regular”

    Si se mantienen las cosas tal como están, los conflictos por agua en Chile van a estallar, comprometiendo el desarrollo del país. Esa es una de las conclusiones de Carl J. Bauer, profesor de la Universidad de Arizona y uno de los más reconocidos estudiosos del “modelo chileno” de manejo de aguas. Bauer afirma que en ninguna parte el Estado tiene tan poca potestad para intervenir como en Chile; critica la escasa preparación de los jueces a la hora de resolver conflictos de políticas públicas y la vigencia de normativas que no aseguran equidad en la distribución del agua. “La alternativa de no fortalecer el Estado no existe para mí”, sentencia.

    Carl J. Bauer, profesor asociado de la Escuela de Geografía y Desarrollo de la Universidad de Arizona (Estados Unidos), es uno de los académicos que más tiempo ha dedicado al estudio del agua y la gestión hídrica en Chile. Una larga serie de papers, artículos y capítulos de libros, en su mayoría referidos al caso chileno, da cuenta de su vasta trayectoria y le ha conferido reconocida autoridad en el medio local.

    Bauer no es hidrogeólogo. Su acercamiento al tema ha sido más bien interdisciplinario y eminentemente desde las Ciencias Sociales. Tras una visita como turista en 1989, regresó a Chile en 1991 para hacer la tesis del doctorado que cursaba en la Universidad de Berkeley en Derecho y Ciencias Sociales. Quiso entender el complejo mundo de las aguas en Chile y diseccionar la biblia que lo rige: el Código de Aguas de 1981.

    -En ese momento, nadie sabía mucho del Código de Aguas. Mi interés básico era entender empíricamente cómo funcionaba el mercado de las aguas en Chile. Lo que no esperé fue que me gustara tanto el país. Me quedé dos años y medio, hasta 1993, y a partir de entonces he regresado a Chile todos los años por algunas semanas e incluso meses. En el 2001 volví para vivir otros tres años y escribir mi segundo libro -dice Bauer desde Estados Unidos, en un perfecto español.

    Fruto de su primera estadía, Bauer publicó en 1998 el libro “Against the Current: Privatization, Water Markets and the State in Chile” (“Contra la corriente: Privatización, Mercados de Agua y el Estado en Chile”), traducido al español en el 2002. Su segunda estancia en nuestro país culminó con la publicación de “Canto de Sirenas: El Derecho de Aguas Chileno como Modelo para Reformas Internacionales”, el que fue publicado en español e inglés el año 2004.

    Carl Bauer reconoce que Chile goza de un estatus excepcional, a nivel mundial, respecto del manejo de sus recursos hídricos. Todo ello porque, desde 1981, se ha privilegiado un enfoque eminentemente economicista en la gestión del agua, en desmedro de una visión “más integral”, que es la que corrientemente predomina en otros países. Critica la falta de gobernanza de nuestro país en el tema y la porfía en mantener el statu quo y, con ello, las inequidades propias que se desprenden de un sistema de gestión que no duda en catalogar como el más laissez-faire (liberal) del mundo.

    ¿Cómo interviene? ¿Opera allí el principio “úsela o piérdala” respecto del agua? ¿Se puede quitar el agua a quien no la utiliza? En Chile eso no está permitido.
    En principio sí. Lo que eso denota es que el derecho de propiedad también debe cumplir con una función social. Para gozar de un derecho privado hay que cumplir con ciertas condiciones sociales. Acá el interés social es que los recursos se utilicen. Hay un principio fundamental que señala que los derechos privados tienen obligaciones públicas.

    -En el caso chileno, eso parece haberse perdido de vista.
    El modelo chileno tiene un énfasis muy fuerte en un mercado libre y no regulado por el Estado. Hay muchos países que reconocen derechos de propiedad sobre el agua, pero en ningún caso el Estado tiene tan poca potestad para intervenir como sucede en el caso chileno.

    -¿Cuáles son las características que hacen de Chile un caso excepcional en el manejo de sus aguas?
    Primero, que la privatización de los derechos de uso fue realizada sin condiciones. Segundo, se tiene una fe, una confianza casi ciega en las fuerzas del mercado libre, en un mercado sin regulación como mecanismo para asignar y gestionar el recurso. Tercero, y se desprende de los dos anteriores, la casi nula capacidad regulatoria del Estado. Existe un cuarto elemento, que no es explícito en el Código de Aguas, pero que para mí resulta el punto más débil de todo el modelo. Dice relación con que para dirimir un conflicto sobre aguas se requiere de la intervención del Poder Judicial, porque el Código de Aguas no le entrega a la DGA la potestad para resolverlos. Eso es bastante inusual en todo el mundo. A mi juicio, la justicia no es capaz de cumplir con ese papel, porque se le está pidiendo asumir un rol que ha estado históricamente fuera de la tradición jurídica chilena. Creo que hay ejemplos de sobra que muestran que los jueces normalmente no tienen el conocimiento técnico ni la formación profesional para tratar temas del ámbito de las políticas públicas.
    -Usted señala que la legislación de aguas en Chile es la más laissez faire en el mundo y eso genera una serie de consecuencias negativas. ¿Cuál ha sido el costo para el país del Código de Aguas vigente?
    En el fondo, que el modelo no se hace cargo ni de la equidad social ni de la sustentabilidad ambiental. Ese es el problema. El modelo se hace cargo de la eficiencia y la rentabilidad económica –los que de todas maneras son puntos importantes– pero a costa de no poder abordar los demás problemas. En toda esta discusión hay que entender que el Código de Aguas es un fiel reflejo del modelo económico en su conjunto, para bien y para mal. Es una especie de subproducto del modelo neoliberal en Chile.

    -Imagino que conoce el caso emblemático de Petorca o de Tierra Amarilla, en Copiapó. Ahí hay personas que no tienen agua potable para uso doméstico o sanitario, y que conviven con industrias que funcionan a partir de la explotación intensiva del recurso. Esos casos, que no son únicos en Chile, sugieren que este sistema no se preocupa de distribuir el agua atendiendo a un orden de prioridades.
    Es válido preguntarse cómo están distribuidos los beneficios de este modelo. Creo que el hecho de que los conflictos por agua sigan y crezcan en Chile, es un costo del mismo. Si hay tantos conflictos, tantas externalidades sociales y ambientales, y si el marco institucional en su conjunto no es capaz de hacer más que insistir en el statu quo, eso es negativo para el interés nacional, aunque haya beneficios económicos.

    Lo que salta a la vista en el caso chileno es que el marco actual es capaz de defender algunos intereses, pero es incapaz de articular bien una serie de intereses públicos. En Chile se ha impuesto una visión economicista en la gestión de los recursos hídricos y la pregunta que planteo en mis estudios es si esa visión es compatible con una gestión integrada de los recursos hídricos.

    http://ciperchile.cl/2014/04/09/experto-en-manejo-de-aguas-%E2%80%9Calguien-tiene-que-tener-autoridad-y-poder-para-regular%E2%80%9D/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

elnoticierodelhuasco.cl

EL NOTICIERO DEL HUASCO
Un producto de ComuniKT Consultores
Talca 626, oficina interior
Teléfonos:
85550469 - 68042790
Email:
elnoticierodelhuasco@gmail.com
POLÍTICA DE RESPONSABILIDAD

"Las opiniones vertidas en este medio de comunicación son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de El Noticiero del Huasco ni de ComuniKT Consultores"

video destacado

indicadores económicos CHILE

Lunes 20 de Noviembre de 2017
  • UF: $26.677,87
  • Dólar: $629,21
  • Euro: $741,73
  • IPC: 0,60%
  • UTM: $46.692,00
  • Imacec: 1,30%
  • Libra de Cobre: 3,04