Vecinos rescatan y ponen en valor la identidad y tradición de Hacienda Ventanas

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

“Así como Iquique tiene la Oficina Salitrera de Humberstone; Vallenar tiene la Hacienda Las Ventanas”. Esa fue la consigna con que el Colectivo Cultural Los Quijotes fijó su norte para realizar una salida patrimonial a este lugar emblemático de la historia agraria de nuestro valle. Y la comparación no es antojadiza, guardando las proporciones, hacienda las Ventanas es una verdadera ciudad patrimonial, con un pasado riquísimo que todos debemos conocer, además del hecho vinculante de que las haciendas de nuestra provincia, especialmente Las Ventanas, fueron la base de sustento en mercaderías como mantequilla, carne, alfalfa, grano y otras, para nuestros compatriotas que trabajaban en faenas salitreras por gran parte del siglo pasado. De esta manera, contando con la presencia de Don Williams Fritis Salinas, líder del grupo cultural y guía en todo el trayecto, debido a su experiencia y ocurrencia, dado que nació y vivió su niñez en la hacienda, pudo hacer gala de una impecable exposición a los participantes en cada punto elegido, contando a su haber y echando mano a anécdotas, datos históricos, vivencias, refranes  y chistes personales que ayudaron a ilustrar mejor la vida de antaño y  fueron el regocijo de todos.

La ruta dio inicio en la primera calle de la población de los trabajadores, o “el alto” como se llamaba en aquel tiempo, pudiéndose dar un vistazo general de las 53 casas que la componen. Seguidamente se recorrió “el colectivo” o pabellón de los solteros: imponente edificio de un piso y pasillo doble, con eficiente techo de barro el que se encuentra en muy buen estado, tiene más de 70 metros de largo, conserva sus colores originales y es símbolo de trabajo y esfuerzo de los trabajadores que vivían sin familia. La visita siguió con una subida al cerro de la cruz, donde se pudo obtener una visión en altura del paisaje circundante y en donde se concentraron las preguntas de todo cuanto estaba a la vista. Seguidamente se ingresó a una casa de empleados, la cual posee un tamaño generoso, una altura sobre los 3 metros en cada habitación y se conserva su entablado original de madera. Los pasos se dirigieron posteriormente al retén de carabineros, pasando luego por variados puntos de interés como el matadero de ganado y esquila de ovejas, siguiendo con la panadería, la posta, la pulpería, la primera iglesia con su campanario de madera, con detención especial en la casa patronal donde sigue funcionando hasta hoy la actual administración del recinto. Se pudo apreciar la plaza y sus añosas carretas que le dan un señorío particular al entorno de campo, dando pie a rememorar antiguas historias olvidadas en el tiempo. Se visitó en seguida la iglesia actual, destacando su bello campanario y su  puerta doble estilo neoclásico en madera noble, además de sus cuidados jardines con aromáticos rosales. Posteriormente se visitó el teatro, llamado “el centro” por los habitantes, lugar de jolgorio y encuentro social, el que todavía conserva sus cualidades arquitectónicas en buen estado; edificio de porte amplio, con entramado de viga a la vista de pino oregón, con proscenio y pianola, usado para la exhibición de películas y presentaciones artísticas, rememorándose conciertos de artistas importantes como Guadalupe del Carmen, Marco Aurelio, Palmenia Pizarro, Los Hermanos campos y otros. La visita continuó con el ingreso al Torino, lugar en donde se criaban los toros sementales, cada uno con su estanque y cepo, además de tener cada animal un letrero en madera fuera de su corral techado, con su nombre y características. El evento se detiene para compartir un almuerzo en dependencias de la antigua escuela, hoy hogar de ancianos del municipio, para continuar el itinerario en jornada de la tarde visitando las enormes  lecherías, actualmente en desuso, pero con la presencia de gran cantidad de caprinos y ovinos que son guardados en ellas. Luego se llega a otro lugar icónico, es el andarivel, el cual se ubica en el borde del valle, frente a Hacienda Centinela, del cual se conservan sólo las bases de hormigón. En este sitio se cargaban mercaderías por un cableado de acero a gran altura, las que eran recibidas en el lado sur del valle y subidas en el tren a Huasco para ser luego embarcadas en navíos hacia los puertos del norte. Esto constituye y deja entrever la inteligencia y el criterio de eficiencia de los antiguos dueños para conseguir sus objetivos prácticos. La ruta continúa con la entrada a las maestranzas, sector de enormes talleres en donde trabajaban los antiguos herreros y que hoy es lugar donde descansa la maquinaria olvidada. En el  interior del recinto se siente una paz sepulcral y quedan todavía dos enormes hornos con fuelles, además de tornos, fosos y motores que son mudos testigos de toda la acción y  vida de trabajos de fabricación de piezas que los tractores y carretas necesitaban. Se visita en último lugar los silos, enormes e imponentes estructuras cilíndricas de acopio en hormigón, que silentes han visto como la vida de la hacienda ha transcurrido a través de más de un siglo.

Cabe destacar, que la hacienda Las Ventanas cuenta con nueva administración hace más de un año, período en que adquiriera los terrenos la Fundación Aninat, y mediante la gestión de su administrador local Don Artemio Caniuqueo, se pueden obtener los permisos respectivos para acceder a este lugar patrimonial y gozar de este ícono histórico huasquino. Gestiones del propio Caniuqueo están en marcha en cuanto al mejoramiento de las instalaciones, consistente por este momento en restauración de casas, revoques de muros, pintado de fachadas, mejoramiento de rejas, despeje de basuras, etc. Lo que hace pensar en que está instalado un criterio de conservación y cuidado para abrir los espacios al turismo cultural.

La iniciativa cultural fue complementada con el testimonio de Mario Miranda y Santos Rojas. El presente recorrido patrimonial ha beneficiado a más de 30 entusiastas vecinos de diversos lugares de Vallenar, ha contado con la gestión de la Ilustre Municipalidad de Vallenar y el apoyo de los concejales Norma Torrejón y Luis Bogdanic.

 

Share Button
:: Articulo visto 1 veces ::

3 comentarios en: Vecinos rescatan y ponen en valor la identidad y tradición de Hacienda Ventanas

  1. Tuve la suerte de conocer la hacienda “Las Ventanas”, cuando funcionaba con todo su esplendor, vi funcionar el andarivel atravesando el valle con su interminable carga de fardos, sacos de granos, quesos etc. para alimentar a las poblaciones salitreras del norte; probe sus quesos y mantequillas, nada comparable a los alimentos de hoy.

    Me perdí esta visita, ojala se repita. Felicitaciones a sus gestores.

    • Leo gusto de saludarle.Quisiera conversar con su persona para conocer el tema del andarivel de Ventanas.Mi nombre es Herman Torres P. Mi cel. 957643048. Desde ya agradecido. /

  2. Que buena iniciativa de este joven colectivo…los quijotes se ve que participan adultos, jovenes y niños y son mujeres y hombres, tambien mis felicitaciones al noticiero del huasco digital por mostrar a la comunidad que se puede hacer y participar en cultura de esta manera sencilla aprovechando siertas ayuda del municipio. Muy acertado el lugar visitado en esta vez la gran hacienda las ventanas de la provincia del huasco, felicitaciones y viva la cultura ya sus organizadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

elnoticierodelhuasco.cl

EL NOTICIERO DEL HUASCO
Un producto de ComuniKT Consultores
Teléfonos:
85550469 - 68042790
Email:
elnoticierodelhuasco@gmail.com
POLÍTICA DE RESPONSABILIDAD

"Las opiniones vertidas en este medio de comunicación son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de El Noticiero del Huasco ni de ComuniKT Consultores"

video destacado

indicadores económicos CHILE

Miércoles 19 de Septiembre de 2018
  • UF: $27.337,41
  • Dólar: $682,79
  • Euro: $797,75
  • IPC: 0,20%
  • UTM: $47.920,00
  • Imacec: 3,30%
  • Libra de Cobre: 2,71