Buscan resurgir mineral sin actividad desde la Segunda Guerra Mundial en Freirina

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

La escoria de un antiguo horno se amontona en la entrada de un pozo de mina que no ha tenido actividad comercial desde la Segunda Guerra Mundial. En el interior, los postes de eucalipto todavía soportan túneles angostos, colocados allí por ingenieros alemanes como una especie de sistema de alarma: cuando crujían era señal de que el túnel podría colapsar.
Ahora la búsqueda mundial de cobalto, un producto clave en la revolución de los vehículos eléctricos, está despertando a la adormilada comunidad al borde del desierto del norte de Chile. Los camiones están rebotando por el serpenteante camino de tierra de Freirina, transportando equipos modernos de minería a La Cobaltera. En una mañana reciente, los trabajadores operaron una máquina de perforación que sacudió el suelo mientras cavaban a profundidades de hasta 90 m para muestras de minerales. Cuando se sacó un núcleo de perforación, los trabajadores vitorearon la aparición de una columna de roca compacta salpicada de verde brillante para el cobre y negro para el cobalto.
“Hace un año, ni siquiera había oído hablar de cobalto en Chile”, dice Ignacio Moreno , gerente general de Chilean Cobalt Corp., que espera convertir el sitio en una mina en funcionamiento. “Ahora han pasado cinco meses de perforación en lugares donde solía haber minas de cobalto y los hallazgos parecen muy prometedores”.
El renovado interés en La Cobaltera comenzó a surgir el año pasado después de que las autoridades chilenas descubrieron registros enterrados durante mucho tiempo en los archivos de la agencia geológica nacional. Mostraron que más de 7 millones de toneladas de mineral de cobalto se extrajeron en el país entre 1844 y 1941. El mineral fue extraído principalmente por inmigrantes alemanes, que lo enviaron a Europa supuestamente para fabricar equipo militar.
Las noticias sobre la presencia de cobalto alrededor de Freirina generaron una avalancha de compañías extranjeras e intermediarios chilenos que buscaban comprar derechos mineros de la población local en las cercanías, dijo Mario Robles , miembro de la asociación minera local. Al principio desconocen el valor del cobalto en una región conocida por la minería del cobre y el oro, y algunos residentes vendieron derechos a lo que consideraban tierra estéril por menos de la mitad de lo que valía, dijo.
Si bien los precios del cobalto han retrocedido en 2018, los fabricantes de autos como Tesla Inc. intentan reducir la cantidad de metal que usan, pero aún duplican los niveles de hace dos años. La demanda se mantendrá fuerte durante los próximos cinco a 10 años, dijo George Heppel , analista senior de cobalto de CRU Group.
Fundada en Santiago en enero, Chilean Cobalt es la primera compañía en explorar el mineral en el país en más de 70 años. Una subsidiaria de Genlith, una firma de gestión de inversiones con sede en Filadelfia enfocada en energía limpia y materiales estratégicos, la compañía firmó un acuerdo con la familia Callejas Molina, los mayores propietarios de tierras en el área. El explorador tiene el mandato de producir cobalto lo antes posible.
“Nos estamos enfocando en el área histórica, donde sabemos que el cobalto se extrajo en el pasado, y vamos a aumentar nuestros recursos a partir de ahí”, dijo Moreno. “Hasta ahora, la hipótesis de los geólogos está siendo confirmada: hemos encontrado vetas de minerales que son largas y profundas”.
Las muestras muestran grados de 4% a 12%, dijo. En comparación, las calificaciones de la República Democrática del Congo tienden a ser del 2% al 3%, y a veces más del 10% para los mineros artesanales, de acuerdo con CRU Heppel. Los mineros junior que exploran en otros lugares están buscando operar con leyes de alrededor del 0.5%.
Los primeros resultados sugieren que La Cobaltera podría convertirse en una operación de pequeña a mediana, produciendo pequeñas cantidades de mineral de alta calidad, dijo Moreno. Configurarlo probablemente requeriría una inversión de $ 80 millones a $ 100 millones.
Guido Narria , de 73 años, nació en Freirina y creció en un campamento minero cercano. Su padre había sido una ayuda para un camionero y Narria recuerda las historias de los ingenieros alemanes que administraron la operación. Cuando la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin, los alemanes desaparecieron, dejando atrás la polvorienta planta de flotación mineral donde Narria y sus amigos solían jugar de niños, así como casas llenas de productos alemanes importados que los lugareños llevaban a sus hogares.
Mientras Narria recuerda historias de abuelos sobre cuán difícil era la minería hace décadas, cuando la gente trabajaba “casi con sus propias manos”, él sigue siendo optimista para el futuro. “Saber que están buscando cobalto nuevamente es una gran noticia”, dice. “Me encantaría ver a mis nietos trabajando en una operación moderna”.

 

Fuente: Bloomberg

Share Button
:: Articulo visto 1 veces ::

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

elnoticierodelhuasco.cl

EL NOTICIERO DEL HUASCO
Un producto de ComuniKT Consultores
Teléfonos:
85550469 - 68042790
Email:
elnoticierodelhuasco@gmail.com
POLÍTICA DE RESPONSABILIDAD

"Las opiniones vertidas en este medio de comunicación son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de El Noticiero del Huasco ni de ComuniKT Consultores"

video destacado

indicadores económicos CHILE

Martes 25 de Septiembre de 2018
  • UF: $27.348,34
  • Dólar: $667,17
  • Euro: $784,44
  • IPC: 0,20%
  • UTM: $47.920,00
  • Imacec: 3,30%
  • Libra de Cobre: 2,89