El Rodeo de Burros de Carrizalillo en la comuna de Freirina

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

El rodeo de la localidad de Carrizalillo, en la comuna de Freirina, es heredero de antiguo que se efectuaba en la Hacienda Chañaral de Aceituno, en la quebrada del mismo nombre y que nació en la colonia española. Aún en el lugar  se conserva el corral que fue creado aprovechando la hodonada del lugar, lo que agregado a pircas levantadas con lozas  y piedras, sirvió de sitio ideal para organizar esta verdadera fiesta del campo chileno.

Uno de los principales gestores del Rodeo de Chañaral de Aceituno fue don Silvestre Campusano, quien contaba con la ayuda del dueño del lugar don  Rogelio Alday, para organizar este rodeo que en su época fue famoso, tanto por el rodeo propiamente, como por la hospitalidad que deparaban los dueños de casa a los visitantes que acudían de diversos pueblos cercanos.

Familias enteras de  antiguos corraleros o huasos  daban vida al rodeo, entre éstos hemos podido rescatar los nombres de Reimundo Campusano y sus hijos, Gregorio Campusano, Gumersindo Marcoleta, Silverio Campusano, Bartolo Trujillo, Gregorio Campusano y tantos otros antiguos personajes que se han quedado en la historia de chañaralina.

Seguidamente los hijos de estos esforzados hombres se les unen para seguir la tradición, entre otros Pedro Campusano, Juan Vergara el “Padrino Juanero”, José Ignacio Campusano, Domingo Campusano, Ricardo Campusano, Victorino Campusano, Manuel Marcoleta, Eusebio Vergara, Vicente Campusano  y otros amigos.

Chañaral de Aceituno era en su tiempo más importante y más grande que Carrizalillo, había una sola calle larga, con cementerio (que aún existe como campo santo del sector), los administradores entregaban parcelas donde se obtenían cultivos de alfalfa, aceituna y aceite, frutas, trigo, crianza de caballos y vacas, incluso se hacía un rodeo de vacunos, una o dos veces al año. Las trillas igualmente eran famosas, lo que al igual que el rodeo era motivo de trabajo y fiesta para los agricultores y crianceros del lugar.

Fuente: Libro homónimo (2005) Oriel Álvarez Hidalgo

Share Button
:: Articulo visto 112 veces ::

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *