Nuevas reflexiones sobre el terremoto

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

Sr Director:

Hace un par de días atrás, mientras me enteraba de las noticias de nuestra provincia, me encontré con un artículo publicado por ustedes, escrito en una red social por Ulises Carabantes, ex SEREMI de Minería, y quien me ha dado el honor de su amistad. Demás está reiterar lo por él antes descrito, pero quiero señalar los siguiente:
Existe una zona denominada ¨ laguna sísmica¨, una zona donde no ha ocurrido un movimiento de acomodo de placas, lo que es el origen de los terremotos, desde el año 1868, zona comprendida entre Arica y Antofagasta, a pesar de la ocurrencia de terremotos en dichas zonas, en el año 1987,1991,2007 y recientemente en abril de 2014, y que han provocado una liberación de energía en una cantidad menor a la esperada, todo esto según lo señalador por dos eminencias en cuanto a terremotos se refiere: el profesor Sergio Barrientos Parra y el Profesor Armando Cisternas Silva, quienes ya , en días posteriores al terremoto de Cobquecura, realizaban este ¨vaticinio científico¨.
La otra zona en penumbra sísmica, también descrita por Cisternas en el año 2005, era la comprendida entre Coquimbo y Los Vilos, con un movimiento de placas de hasta 12 metros, debido a la subyunción de la placa de Nazca bajo la continental, y que, en algún momento, se debe ¨ estirar¨ y quedar a tono con el resto de la placa. Esto provocaría un terremoto de casi 9 Richter y acompañado de un Tsunami devastador, dada la cantidad de población que en ese sector se desarrolla.
De eso fuimos testigos el día 16 de septiembre a las 19:54, un terremoto devastador de 8.4 Richter, el quinto más poderoso de nuestra historia y de un Tsunami que se ensañó con la zona portuaria de Coquimbo y la zona turística de Los Vilos, arrasando con todo a su paso. También hemos visto como funcionaron todas las instituciones y sistemas encargados de proteger a las personas, dejando una cantidad de muertes y heridos que, aunque lamentables, mucho menor a las que cualquier habitante del mundo pudiese vislumbrar solo al escuchar la magnitud.
Muchos artículos recorren el mundo dando a conocer este hecho, desde la BBC en Londres hasta el New York Time, con cierta insistencia en compararnos con países de menores recursos, tanto económicos como de la llamada cultura sísmica tales como Nepal y Haití, los cuales ,enfrentados a un sismo de menor intensidad y magnitud, llegan a la pavorosa cifra de nueve mil muertos solo en el primer país antes mencionado. Frente a este escenario, no puedo dejar de pensar que tanto halago nos lleve a caer dormidos en los laureles de la victoria, confiarnos en que lo hacemos bien y nos lleve a conductas muy dañinas en el futuro cercano. A pesar de lo antes descrito, debo confesar que, para alguien que ha integrado comités de emergencia locales, es un orgullo sentirse parte de esta patria.
Ahora, cuando los ojos del país nuevamente caen en nuestro querido y sufrido norte, donde ya se habla de finalizar la etapa de emergencia e iniciar la de reconstrucción, a menos de una semana de ocurrido el terremoto, me ronda en la mente una pregunta:
¿Estamos esperando un megaterremoto en nuestra región?
Y la pregunta comienza con un ¨estamos esperando¨ ya que desde que tengo uso de algo de razón, es que se anuncia, de cuando en vez, un terremoto de envergadura mayor, con todas y cada una de las consecuencias que conlleva, desde la desaparición del centro de Vallenar, destrucción de poblaciones y localidades enteras, hasta el derrumbe total del embalse, con posterior aluvión que arrasaría con Vallenar y dejaría sin agua potable a Freirina y Huasco, es más, en un colegio del sector costanera sur de nuestra ciudad, parte de su plan de emergencia consistía en evacuar hacia el altiplano sur. Otro temor erróneamente difundido en nuestra población lo genera el Embalse Santa Juana, ubicado a veinte kilómetros al oriente de Vallenar. Puedes escuchar como la gente dice que tiene una ¨fractura¨y que cualquier temblor lo puede ¨botar¨. Esta afirmación lleva al autoconvencimiento de que dicha ¨falla¨ queda justo en un lugar estratégico de embalse, y que la única forma de salvarnos es que nos encuentre confesados.
En términos duros, y basándonos en las informaciones entregadas por Victor González Aravena, quien es el responsable técnico de esta obra y recopiladas en reuniones de los diferentes comités de los cuales he sido parte, el embalse cuenta con una estructura tipo piramidal, enclavada en roca basal y con los niveles de sismo-seguridad acorde para una obra de esta envergadura, lo que no solo le dá soporte, sino que la seguridad de que puede soportar lo necesario para que, en caso de ruptura por un terremoto, este haya sido tan grande que no quedarían sobrevivientes en la ciudad para ser ¨mojados¨ por el agua del embalse.

Por otro lado, el recuerdo del terremoto del año 1922, en noviembre, el tercero más poderoso de nuestra historia, y un posterior tsunami que desoló Huasco y las caletas cercanas. La historia no señala que el mar llegó hasta la plaza, sector Hostería de Huasco, llevándose todo a su paso.
Este terremoto, de 8.5 Richter, las 22:30 horas,con epicentro en la precordillera, actual comuna de Alto Del Carmen, redujo a escombros el poblado de Vallenar y varias localidades de la provincia argentina de Catamarca y significó cerca de 1500 muertos y más de 2000 heridos.
Pero, si fué epicentro en tierra, ¿como es posible que generara un tsunami?. la teoría más aceptada señala que sería un desprendimiento en el subsuelo marino producto del terremoto, lo que generó el catastrófico movimiento de un gran volumen de agua.
y vuelve la pregunta que todos los días figura en cada matinal y en cada invitado a entrevista en los noticiarios centrales en esta semana: ¿ estamos preparados ? En forma personal, siento que sí, que estamos preparados y que cada terremoto debe ser una oportunidad para aprender y para tomar lo bueno, lo malo y mejorarlo. Nuestras instituciones responden en forma precisa y acorde a la catástrofe que enfrentamos, Vamos en la dirección correcta, nuestros colegios y nuestra gente ya saben lo que hay que hacer, es nuestro país, un Chile donde no vemos personas heridas en las calles o sin ser socorridas a días del terremoto, no, eso no se nos está permitido. No esperemos que no hayan pérdidas humanas, pero que sean las mínimas y no sea la causal elementos prevenibles.
Los invito a escudriñar cuantos terremotos han ocurrido en Chile desde que nacieron, les aseguro que son más de diez si tienen 20 años, un pequeño juego mental para comenzar a entender que nuestro país es sísmico,a las autoridades; no escatimen recursos en difundir y prevenir, simulaciones de catástrofes, sigan por este camino, lo están haciendo bien y no olviden que no es un tema de gobierno, es un tema de ESTADO, a los habitantes de esta querida tierra de Atacama, preparen sus planes de emergencia en casa, en sus lugares de trabajo, enseñen a sus hijos, preparen un bolso de emergencia, esta será la única vez que los invito a preocuparse pre- terremoto y no a “ocuparse” de este cuando ocurra, porque tal y como lo señaló en su reflexión Ulises, no sabemos cuanto debemos esperar para que ocurra nuevamente un 8. y tantos, tal vez sea mañana o en un año, dá lo mismo: lo estaremos esperando…

Daniel Araya Gonzalez.
Enfermero
U.A. Emergencia-Hospital Provincial Del Huasco.
Reanimador SAMU ATACAMA
Bombero voluntario C.B. Vallenar

Share Button
:: Articulo visto 113 veces ::

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

elnoticierodelhuasco.cl

EL NOTICIERO DEL HUASCO
Un producto de ComuniKT Consultores
Teléfonos:
85550469 - 68042790
Email:
elnoticierodelhuasco@gmail.com
POLÍTICA DE RESPONSABILIDAD

"Las opiniones vertidas en este medio de comunicación son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de El Noticiero del Huasco ni de ComuniKT Consultores"

video destacado

indicadores económicos CHILE

Lunes 25 de Enero de 2021
  • UF: $29.106,86
  • Dólar: $724,26
  • Euro: $881,31
  • IPC: 0,30%
  • UTM: $50.978,00
  • Imacec: 0,30%
  • Libra de Cobre: 3,64