Funcionaria municipal querellada por actual alcalde de Vallenar se refiere a situación “Acciones como está en nada contribuye a mejorar el deteriorado clima laboral de este municipio”

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

La abogada y directora de Control del municipio de Vallenar, Celica Medina Tapia, lleva 14 años en
el municipio de Vallenar, realizando labores propias a su profesión en diferentes unidades. De bajo
perfil, siempre cumpliendo una labor acorde al cargo, nunca se ha visto involucrada en situaciones
mediáticas asociadas a su cargo. Sin embargo, luego de que fuera nombrada en un programa
radial como integrante de “una patota” que habría incurrido en un delito por haber,
supuestamente, malversado fondos, la profesional hizo sus descargos en el último concejo
municipal leyendo un documento donde se desahoga y expone su opinión sobre lo ocurrido y lo
que pasa al interior del municipio en materia judicial.
Medina señala en el documento dirigido al alcalde de la comuna, que “expreso mi más profunda
molestia y considero una falta de respeto hacia mi persona los desafortunados dichos expresados
por la autoridad en un programa de radio de la comuna -Radio Amiga- emitidos el día jueves 11 de
abril del presente, donde se expresa latamente acerca de la querella interpuesta, emitiendo las
siguientes opiniones ante las espontáneas consultas realizadas por el locutor: comienza señalando
“el desastre que la patota dejó en el municipio”, entendiendo por patota a los querellados, entre
los cuales me encuentro. O sea, formo parte de una “patota”., expresó.
“No puedo tolerar que se emitan este tipo de comentarios, haciéndome partícipe a través de la
presentación de esta querella de un supuesto mecanismo que habría operado en el municipio para
cometer ilícitos de carácter público, y que se me pretenda denostar por parte de la autoridad
afectando mi integridad, mi honra y probidad, la cual he demostrado a lo largo de estos doce años
como directora de control interno, catorce años como funcionaria municipal y veintidós años de
ejercicio profesional. Por lo mismo, como persona y funcionaria colaboraré en cada una de las
instancias judiciales que correspondan y como abogada, analizaré en su oportunidad las
eventuales acciones por injurias, calumnias e incluso tutela laboral que podrían configurarse por la
interposición de esta querella y sobre todo por su divulgación en medios de comunicación social a
través de las desafortunadas declaraciones emitidas por la autoridad”,explica.
QUERELLAS
Asimismo, da a conocer las múltiples querellas que ha interpuesto el municipio, de las cuales no
existen antecedentes de sus resultados. “Esta administración desde sus inicios se ha caracterizado
por la interposición de una serie de querellas por hechos ocurridos en administraciones anteriores
o por aparentes delitos de carácter público suscitados en la actualidad, las cuales una vez
presentadas son informadas profusamente a través de los medios de comunicación social o redes
sociales por la misma autoridad. Querellas en las cuales incluso en su oportunidad fui llamada a
declarar como testigo en la ciudad de Copiapó ante la Brigada de delitos económicos de la PDI. De
las cuales una de ellas incluso se interpone en contra de cinco de los concejales de la comuna.
Querellas en las cuales se ha invertido tiempo y recursos municipales -a través del director jurídico
correspondiente o por la contratación de asesores externos-. En este contexto, sería interesante
saber el resultado de cada una de estas acciones penales interpuestas, como por ejemplo si hay
querellados formalizados en alguna de ellas, o si terminaron con alguna sanción ejemplificadora

para los querellados, si fueron sobreseídas o incluso saber, si estas continuaron siendo tramitadas
por el asesor jurídico del municipio después de interpuestas”.
Finalmente, señala que “considero preocupante y no menor el hecho que una autoridad en
ejercicio, en uso pleno de la potestad que la ciudadanía le otorgó y en representación de un
organismo público, accione penalmente en contra de un funcionario municipal, en forma
temeraria, infundada y sin que existan antecedentes previos objetivos de algún tipo que
evidencien algún atisbo de responsabilidad en mi actuar, prejuzgando y emitiendo juicios de valor
al respecto. Sobre todo, cuando casualmente esta funcionaria cumple la función legal de fiscalizar
y representar las actuaciones de esa misma autoridad. Acciones como esta, a la que se puede ver
enfrentado cualquier funcionario, en nada contribuye a mejorar el deteriorado clima laboral de
este municipio”.

Share Button
:: Articulo visto 2 veces ::

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *