¿Chorxs del puerto rumbo a la alcaldía?

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

Por Charly Purple

Desde el acuerdo del 15-N, mal llamado Acuerdo por la Paz, los partidos han retomado la dirección de los procesos “democráticos”. Esto no me parece tan malo, siendo cínicos, porque a fin de cuentas todos debiéramos tener un domicilio político y participar activamente en política para evitar que los partidos sean manejados por mediocres o inescrupulosos. Más allá de esa reflexión, hoy el verdadero riesgo es que los partidos sigan imponiendo candidatos desde sus directivas centrales, sin escuchar a las bases locales, sin colocar las propuestas y las ideas por delante y favoreciendo además la dispersión de votos, cuestión que le abre a la derecha la posibilidad de ganar elecciones a pesar del aplastante triunfo del Apruebo.

Porque si bien se ha tratado de decir que la reforma constitucional, el Apruebo y el 18-O van más allá de colores políticos, lo cierto es que nadie que sea de derecha comulgará con que esos fenómenos son positivos, y por tanto deben entenderse como un triunfo de la izquierda ciudadana en las calles.

Lamentablemente, desde la irrupción del FA, la izquierda política chilena parece haber adquirido un exquisito gusto por perder elecciones, fragmentarse y competir por la grandeza de quien es más puro moralmente observando el manejo estatal desde la banca de la oposición. La derecha “irreductible” como decía Jaime Guzman, no obstante su aplastante derrota de octubre, va a recomponerse de alguna manera, porque como bien me explicó años atrás una señora muy pinochetista “si la derecha me dice que hay que votar por un mono mongólico, yo voto por el mono mongólico” (perdonando la incorrección política del lenguaje, pero es una cita textual).

La provincia del Huasco, no obstante la potente votación del Apruebo, parece estar difuminada en incertidumbres, entre la renuncia anunciada por Tapia para pelear por un cupo parlamentario, el ostracismo de Loyola, y la falta de representación de políticos de la provincia en la elección de Gobernador, las tensiones propias del PS regional parecen nublar aún más los caminos de “la fuerza”, todo ante la mirada distante de la Senadora, quien parece estar tomando decisiones más por abierta omisión (y por omisión hacia los alcaldes salientes también), antes que por determinación.

En Huasco Puerto la derecha anuncia candidato único, y en la izquierda ya se siente el daño que la porfía y ambición de quienes colocaron ambiciones personales por encima de un proyecto en común e imposibilitaron la posibilidad de primarias legales.

Pero no todo parece estar perdido, se plantea una convocatoria a Primarias Ciudadanas, como las que potenciaron a Jorge Sharp en Valparaíso en la elección pasada. De momento las figuras locales tradicionales de partidos políticos son los únicos que estarían participando y ahí es donde se extraña la voz de los independientes, y se extraña la participación de mujeres en tiempos que parecen pintados para cambiar la visión patriarcal de los municipios de la provincia. Solo el concejal Trigo podría aparecer como una voz aportando disidencias, una mirada progresista de inclusión LGBTQ+ y la experiencia de años trabajando en conflictos sociales, si se animase a competir efectivamente. La concejal Hidalgo, una mujer que bien podría liderar la primaria, extrañamente prefiere acogerse a la tesis de su partido que plantea que el cupo le “pertenece” al PPD y que le corresponde ir directamente a la papeleta, incluso apelando a su trayectoria.

Y por ahí es por donde se instala gran parte de la problemática, porque algunos creen que se debe ganar una elección bajo los códigos políticos del cupo, el cuoteo y otros prefieren la ruta propia, la pura ambición personal del yo quiero ser alcalde porque quiero ser alcalde, que es lo que impresiona en el caso del “independiente” Díaz que ha navegado por tantos partidos como micros puedan servirle con tal de llegar al sillón edilicio sin proyecto ni ruta, estrategias que de prosperar le dejarán el camino llano, incluso a la derecha cavernaria del rechazo, esa que luce un vergonzoso 10%, pudiendo colocar de forma inédita (por la vía democrática) a un alcalde en Huasco. La Izquierda socialdemócrata chilena, y la izquierda en general, debe descubrir cuanto antes, aquello que descubrió la izquierda en el mayo del 68, el Mayo Francés, que el poder en los partidos debe ejercerse también horizontalmente si se espera coincidir con la exigencia ciudadana de cambios. Los partidos de izquierda no pueden enarbolar la bandera de la igualdad si las decisiones de sus propios partidos no se toman en igualdad con sus bases y con sus simpatizantes.

En esto se hace esencial que el alcalde Loyola gaste su último capital político liderando un llamado a un proyecto único y a un candidato único, ya que no lo hacen los partidos de sus sector, de otro modo el desastre se anuncia anticipado. Por supuesto que el llamado a participar y definir la candidatura debe ser con inclusión de independientes, fomentando que dirigentes sociales y mujeres líderes puedan expresar sus proyectos y aportar con nuevas miradas

Es extraño que, en una comuna donde encontramos a mujeres muy potentes, como la profesora María Pizarro de gran trayectoria medioambiental, la premiada orfebre Johana Castro, la reconocida artista Pilar Triviño, la microempresaria Verónica González- que desarrolló la creación de una empresa de aseo para la comuna junto a las mujeres de las poblaciones; Yubane Araya-Largo, rostro combativo que fue capaz de mover el cielo junto a sus hermanas para exigir justicia, y tantas otras mujeres valiosas presentes en los movimientos feministas y en las tomas del estallido social, no aparezcan motivadas, sea para pelear por un cupo como alcaldesas o como constituyentes.

No basta solo con los ritos, con la performatividad, con el pañuelo verde, el bombo y la matraca. Hay que meter los pies en el barro y dar la pelea para sacar a los patriarcas. Pero si no se hace ese trabajo ingrato, el de la política, el de la campaña, el del proyecto, el puerta a puerta, solo queda esperar el condescendiente reparto de cuotas de género. Y ahí entonces, si las chicas no participan, la culpa sí sería suya.

Charly Purple,

Es el seudónimo como escritor del abogado huasquino Carlo Mora (Magister © Derecho), litigante de causas sociales y ambientales en la provincia, y como escritor con la novela Cocinando con Caníbales y Los Vampiros del Huasco, novela con que ganó un Fondart.

Las opiniones vertidas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de este medio de comunicación.

Share Button
:: Articulo visto 1 veces ::

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

elnoticierodelhuasco.cl

EL NOTICIERO DEL HUASCO
Un producto de ComuniKT Consultores
Teléfonos:
85550469 - 68042790
Email:
elnoticierodelhuasco@gmail.com
POLÍTICA DE RESPONSABILIDAD

"Las opiniones vertidas en este medio de comunicación son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de El Noticiero del Huasco ni de ComuniKT Consultores"

video destacado

indicadores económicos CHILE

Martes 24 de Noviembre de 2020
  • UF: $28.989,69
  • Dólar: $765,96
  • Euro: $906,25
  • IPC: 0,70%
  • UTM: $50.674,00
  • Imacec: -5,30%
  • Libra de Cobre: 3,29