Mundialista Adan Godoy se recupera en su hogar en La Serena

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

Agradeciendo las cientos de muestras de cariño que ha recibido de sus vecinos, familias y amigos del fútbol, el exportero de la selección de fútbol de Chile que logró el tercer lugar en el Mundial de 1962, ya está recuperándose en su hogar de una operación de fractura de cadera originada tras sufrir una brutal agresión de un desconocido. “Quiero agradecer todas las muestras de preocupación y cariño que hemos recibido con mi familia. Sentir el apoyo de mis amigos, del SIFUP y del medio futbolístico en general es muy importante. Me encuentro bastante bien y con mucho ánimo de recuperarme pronto”, comentó el cuidatubos que permaneció cerca de dos semanas en el Hospital San Pablo de Coquimbo para ser intervenido, tiempo que fue valorado por la familia, ya que se temía que el procedimiento tardaría un tiempo mayor en concretarse. En medio de quienes llegaron a saludarlo, Godoy, quien atajó en el histórico encuentro que le dio el tercer lugar a Chile ante Yugoslavia en el Estadio Nacional, estuvo acompañado por los dirigentes del Sindicato de Futbolistas Profesionales, Gamadiel García y Luis Marín. García, en su calidad de presidente del SIFUP y el tesorero de la entidad, Luis Marín, mostraron su satisfacción por ver a Godoy rodeado de afectos y su familia. “Visitamos a don Adán y afortunadamente está bien. Se encuentra en rehabilitación. Está rodeado de sus afectos y está muy bien anímicamente. Se le están prestando todas las asistencias necesarias, y en ese sentido estamos todos bastante tranquilos”, indicó el dirigente. Si bien, hasta el momento no se tienen novedades respecto del sujeto que agredió cobardemente a Godoy –un hombre de 89 años-, García repudió el hecho, afirmando que “es una situación que no se puede normalizar. Es muy preocupante que adultos mayores sufran agresiones y sean violentados de esta manera en la vía pública. Ojalá que este caso sirva como referencia de que se deben tomar medidas reales para que este tipo de actos no vuelvan a ocurrir y que las sanciones deben ser mayores para los agresores.
Como sociedad tenemos la obligación de proteger a nuestros adultos mayores”, recalcó. Agradecida de tanto cariño también se mostró su mujer, Ana Rivera, quien tiene claro que este proceso de rehabilitación en su hogar no será rápido. “Debemos tener mucha paciencia. La cadera se quebró en dos partes producto de la caída”, puntualizó. En ese sentido, dijo, “asumimos que (el proceso de rehabilitación) es muy lento y tampoco queremos apurarlo, pues si lo apuramos no va a quedar bien. Ya no somos jóvenes, somos viejos, aunque su musculatura está muy buena, sin duda apoyado por su deporte”, reconoció. Pese a todo, asegura, el estado anímico de su marido es muy bueno. “Vino la hija de Canadá, por lo que está contento. Me viene a ayudar ya que somos solo los dos acá en la casa”, explicó. De todas formas y pese a lo ocurrido se dio cuenta que su marido es muy querido. “Se han portado muy bien con él. Vinieron del sindicato, lo ha llamado gente de todos lados. Ni yo lo había dimensionado lo muy querido que es, ya que en el hospital recibió muchas visitas y lo han llamado hasta de México”, destacó su señora.

Share Button
:: Articulo visto 25 veces ::

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *