La Pascua Trágica

Share Button

Sr Director:

El 25 de diciembre del año 1931, sucedió en Vallenar un hecho trágico que no sólo conmovió a la ciudad, sino que a Chile entero.
En esa época gobernaba el abogado, ministro del interior y militante radical Don Juan Esteban Montero Rodriguez, quién asume la Jefatura de Estado como Presidente Constitucional, recordemos que el gobierno del Sr. Montero fue efímero, tras un golpe de estado a los 8 meses, fue derrocado el 4 de junio de 1932.
Su gobernador era Anibal…….., todos le temían y él generalmente para demostrar su poder, salía a pasear en su auto, contra el tránsito, especialmente en calle Prat.
En esa época yo tenía 10 años y recuerdo perfectamente y no puedo olvidar todo lo que presencié.
En la tarde del 25 de diciembre estaba jugando con unos amigos en una pequeña cancha de basquetbol que había en el patio de la iglesia San Ambrosio y se entraba al recinto por calle Matriz (hoy San Ambrosio).
Yo había llevado mi pelota de futbol que me había dejado el viejo pascuero y como a las 4 de la tarde empezamos a sentir balazos y uno de los curitas nos dijo que nos fuéramos a nuestras casas porque éramos muchos niños que estábamos jugando y era peligroso para nosotros.
Yo en vez de irme a mi casa con la pelota en mis manos me fui con mi amigo Rolando Alday, más conocido como Manano, corrimos a copuchar y ver donde era la balacera.
Llegamos a calle Serrano, pero un carabinero y gente de la Guardia Civil que había entonces nos impidió el camino, pues en la esquina de calle Talca había mucha gente mirando lo que pasaba.
En la esquina de calle Serrano con Ñuble había una casa antigua donde se encontraban varias personas comiéndose un asado, según los diarios de la época como en la noche del día 24 hubo una revuelta en Copiapó con algunos muertos, los vallenarinos estábamos muy preocupados.
Tres carabineros se dirigieron después del mediodía al hogar de Seura. En la esquina de calle serrano con Maule se prolongaba un festejo de navidad, sonaba la música de una vitrola en el hogar de Pedro Pablo Seura, el Sargento Celso Cáceres Gallardo en compañía del cabo 2º Humberto Díaz Ramos ingresa al domicilio a inquirir detalles, se produce un cambio de palabras con acciones bruscas, por lo que salieron a relucir las armas; desde adentro uno de los participantes apodado “el gallina chata”, disparó a Diaz, el que cayo muerto a pocos metros de la esquina, frente a la casa de Domingo Hebel, otro disparo hirió a Cáceres quién cayó a media cuadra, frente al domicilio de Arturo Muñoz, en calle Serrano.
El 3º policía, el carabinero Alberto Godoy Delgado, pronto recibió apoyo de refuerzo policial, el que rodeo el sector, se produjo una balacera que dejó 4 civiles muertos, el resto se hizo a la fuga.
Desde la esquina donde junto con Manano y mucha gente estábamos mirando, ví que venía el Cabo Díaz afirmándose en las paredes de las casas y su chaqueta blanca estaba llena de sangre y él con sus manos trataba de sacarse algo de la cara, también llena de sangre.
Casi a media cuadra de donde estábamos nosotros y en las puertas de la familia Díaz Oliveros cayó muerto, la gente gritaba porque llegaron muchos carabineros disparando por todos lados, mientras que los hombres que estaban en la casa arrancaron y los que podían respondían a las balas.
Alguien dijo que había arrancado “el gallina chata”, cuyo nombre es Erasmo Alvarez Campillay que era un personaje muy típico y popular en la ciudad, decían que se había escondido en la casa del millonario don Romelio Alday, donde muchas veces el gallina le servía de mozo para el aseo pues la casa era muy grande y tenía entrada por calle Serrano y Prat, por esta última calle los carabineros lograron pillarlo y como mirones corrimos con Manano y las otras gente para ver lo que ocurría.
Nos instalamos en la esquina del Teatro Prat y vimos que 3 carabineros traían preso al “gallina chata”, al medio de la calle, el “gallina chata” se negaba a caminar, pero los carabineros lo arrastraban a puntapié, lo hacán pararse y caminar, cuando faltaba poco para que llegaran donde estábamos, llegó un Teniente de carabineros y les ordenó a los demás subalternos que alejaran a la gente que estaban mirando.
El “gallina chata” quedó parado sólo al medio de la calle, el oficial subió a la vereda y estando frente al “gallina chata”, sacó su arma y le disparó fríamente dándole muerte.
Mientras su cuerpo quedaba tendido en el suelo se llamó a Juanito, el chofer de un viejo camión de la empresa eléctrica que había detrás del Teatro Prat, este llegó con su vehículo al lugar y los carabineros levantaron el cadáver subiéndolo a la carrocería del camión.
Pero el “gallina chata” aún estaba con vida, pues su cuerpo saltaba con los estertores de la muerte, el teniente de apellido Huerta levantó su cabeza tomándolo del pelo y le puso el revolver en la nuca y le disparó para asegurar su muerte, todo esto lo cuento porque lo ví y aún lo recuerdo.
Luego se corrió la voz que estaban tomando preso a muchas personas, entonces corrimos hasta la puerta del cuartel de carabineros que estaba en calle serrano con Recova, me instalé cerca de la puerta con mi amigo manano y mucha otra gente, en eso llegó un camión que en su carrocería traía a muchos parroquianos que eran vigilados por carabineros, decían que los traían del altiplano norte porque los habían sorprendido sacando la línea del tren, pero solo era una mentira, el camión se estacionó frente a la puerta principal del cuartel, mientras los carabineros lanzaban uno a uno los cuerpos de los detenidos que caían al suelo como saco de papas.
En eso siento una voz de uno de los hombres que estaban muy golpeados y me dice:
“Patroncito, dígale a mi jefe que me venga a sacar”.- Me dio mucha pena y creo que me puse a llorar porque era Heriberto Zabala Zabala, el obrero que nos hacía el aseo en mi casa, cuidaba y distribuía la madera, los fierros, el cemento y todo lo que había en el patio de la barraca del negocio de mi tío Martín Dorgambide.
Regresé a mi casa como a Las 9 de la noche, mi mamá, la Tía Felipa, el tío Martín y la abuelita Brígida estaban muy preocupados porque yo no había regresado, mientras se sentía el estruendo de las balas, le conté lo que me había dicho Zabala, en medio de correazos me mandaron a acostar.
Al día siguiente era voz populi, que en la morgue de la ciudad habían muchos cadáveres ¿Qué había ocurrido? Que en la madrugada de ese día 26 sacaron a todos los presos del cuartel y los llevaron a una planicie del altiplano sur cerca de la hacienda Compañía y allí el capitán Bull que era el jefe de la Comisaría y el teniente Huerta y su ayudante ordenaron que fusilaran a todos los detenidos.
Muchos de ellos fueron sacados de sus propias casas y tomados presos, mientras un dirigente de apellido Cuadra que venía en tren desde Copiapó al bajarse y arrancar, en su huída los carabineros que lo esperaban le dieron muerte. Como a las 10 de la mañana del día 26 de diciembre, los Tíos me mandaron a que fuera a la morgue si estaba Zabala pues la noticia ya había corrido por la ciudad que en ese lugar se habían depositado muchos cadáveres, llegué a la morgue que estaba ubicada en calle Santiago a los pies del cerro, casi en el centro de la ciudad, traté de entrar al recinto, pero no pude entrar, lo mismo ocurrió a muchas personas que andaban buscando a uno de sus deudos.
Era imposible reconocer un cuerpo, pues los cadáveres estaban uno sobre el otro, fue imposible entonces lograr la ubicación de mi amigo y empleado Zabala y así lo hice saber en casa de mis tíos.
El día 27 de diciembre de 1931, los cadáveres habían desaparecidos de la morgue, cuando yo volví a mirar dicho día la morgue estaba vacía, cerca de una vieja pared del cementerio local, se había hecho un gran hoyo y en la madrugada de ese día 27 fueron llevados los cadáveres en camión y lanzados al hoyo, sin autopsia y sin cajón pues estábamos en dictadura, recién el día 27 llegaron desde santiago los periodistas de El Mercurio y otros medios informativos.
También llegaron los periodistas y reporteros gráficos de las revistas Zic-Zac y Sucesos que eran los principales que circulaban por el país. En estas revistas aparecían fotografiados algunos personajes de la Guardia cívica, donde hincados se mostraban disparando frente a la casa vieja de calle serrano y otros aparecían izando la bandera chilena en ese lugar y en el cuartel de carabineros.
Los que fuimos testigos de estos hechos trágico nos parecían ridículos lo que decían y mostraban estos medios informativos, porque llegaron después de haber ocurrido estos hechos.
Dicen que el jefe de la comisaría capitán Bull, falleció trágicamente años después, el Teniente huerta falleció de tuberculosis después de sufrir una larga y penosa enfermedad, otros funcionarios de carabineros y de la Guardia civica también murieron en forma trágica..
El periódico local de aquel entonces “El Eco del Huasco” de don Oscar Emilio Carvajal más conocido como “Canito” y que era un férreo defensor de la derecha, escribió que los hechos de la Pascua trágica era un plan comunista que iba a estallar durante la Misa del gallo en la noche del 24 de diciembre, incluso dio nombres a quienes los comunistas iban a matar.
El año 1970 cuando yo asumí como Intendente de Atacama, la Unidad Popular organizó una romería al cementerio en la tarde del 25 de diciembre, partimos desde la Plaza de Armas con el gobernador Victor Hugo Rojas, el Intendente, los dirigentes de la unidad Popular, el Orfeón Ferroviario y otras organizaciones, llevando coronas y flores. En el cementerio, estas fueron depositadas en la tumba de los fusilados en la Pascua Trágica, hubo muchos discursos como recuerdo de este hecho trágico y doloroso, en este lugar había un monolito recordatorio, pero en la dictadura de Pinochet fue sacado y desapareció como arte de magia.
Gracias a la paciencia, interés y valentía de mi amigo Cristian Fernández que logró obtener del Registro Civil de Vallenar y de sus antiguos libros los nombres de los 35 ciudadanos fusilados en el altiplano sur y otros muertos en la calles de la ciudad, puedo dejarlos como testimonio de este sangriento hecho.
Los nombres para el recuerdo son:
Juan Varela Rivera, Bonifacio Castro Cáceres, José Muñoz Vergara, Liborio Marquez, Alcibiades Valdivia Vega, Oscar Paredes Paredes, Marcos Gallardo Núñez, Carlos Santander Santander, Anibal Cuadra Santander, Heriberto Zabala Zabala, Manuel Cisternas Veas, Manuel Alvarado Jaras Pérez, José Porfirio Farias Gómez, José Pérez Barrios, Pedro Silva Valderrama, Eliseo Ardiles Santibañez, Ramón Avalos Flores, Felix Aguilar Santander, Erasmo Alvarez Campillay (El Gallina Chata”.
Lista dado por desaparecidos:
Agustín Fuentes Iriarte, Alejandro Varas Ibacache, Fidel Cortés, Luis Gregorio Vega, Ramón Morales, Rafael González, José Pizarro, Ricardo Vega, José Muñoz, Gabriel Torres, José Pérez, Pedro Pablo Seura

 

DE MIS MEMORIAS ROBERTO RAÚL TURRES.

Share Button
:: Articulo visto 1 veces ::

Un comentario en: La Pascua Trágica

  1. VALLENAR Y SU HISTORIA

    Esto es un gran homenaje la memoria de quienes murieron por alguna razón que no es justificable, la historia se repitió años después.

    A manera de reflexión pienso que cuando la justicia no cumple con su rol de castigar o reparar el daño causado, la sociedad pierde sus equilibrios sean políticos o económicos….

    Gracias por recordarnos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

elnoticierodelhuasco.cl

EL NOTICIERO DEL HUASCO
Un producto de ComuniKT Consultores
Talca 626, oficina interior
Teléfonos:
85550469 - 68042790
Email:
elnoticierodelhuasco@gmail.com
POLÍTICA DE RESPONSABILIDAD

"Las opiniones vertidas en este medio de comunicación son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de El Noticiero del Huasco ni de ComuniKT Consultores"

video destacado

indicadores económicos CHILE

Jueves 17 de Agosto de 2017
  • UF: $26.578,39
  • Dólar: $647,59
  • Euro: $763,58
  • IPC: 0,20%
  • UTM: $46.600,00
  • Imacec: 1,40%
  • Libra de Cobre: 2,90