Una Novela extraordinaria

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

En el presente espacio, reproduciremos una hermosa columna de opinión literaria, escrita por don Jorge Zambra Contreras, en su extraordinaria faceta de periodista y crítico literario, publicada el 09 de enero de 1969 en el Diario El Día, de la ciudad de La Serena.

Vallenar de fines del siglo XIX en una novela

En varios aspectos, “Por la Gloria de San Ambrosio”, es notable, incluso excepcional como la única obra en su género – que sepamos- escrita en Vallenar o en el valle del Huasco por un huasquino.

Se comprenderá que éste no es un elogio gratuito, si se considera que con esta novela Honorio Henríquez Pérez mereció una mención honrosa en un concurso de novelas americanas a que convocó el Ateneo Nacional de la República Argentina, en 1915. Fue la única obra premiada en ese torneo y uno de los primeros galardones alcanzados por la literatura de Chile en el plano internacional. Esta hazaña convierte a Henríquez Pérez en el escritor más representativo del valle del Huasco, junto al historiador de estas tierras, Luis Joaquín Morales.

El autor sitúa no novela no solo en un punto de la geografía nacional –en este caso Vallenar- sino también en el tiempo –fines del siglo XIX- otorgándole así su mayor y más duradero interés. Algunos rasgos costumbristas completan el cuadro de este libro de interesante valor documental. Asimismo, terminar de revelar la madura disposición del escritor frente a su oficio, en el sentido de no entender la novela sólo como una expresión estrictamente literaria, sino abierta a otros campos donde se hace presente el espíritu del hombre.

Pero es el aspecto literario el más débil de esta obra. A más de medio siglo de su concepción, cuando la novela cuenta con un desarrollo de extraordinaria vastedad, “Por las Glorias de San Ambrosio” no puede resistir un mayor análisis. La narración simple y a veces llorosa, el lenguaje discursivo, los personajes de folletín, el argumento sentimental en demasía, hacen del frustrado romance de sus protagonistas, Julio Campos y María Gloria Miller, y en general de la historia de la familia Miller, una novela rosa. El excesivo apego del autor a los gustos y prejuicios de su época, la falta de auténtica dramaticidad en un conflicto que peca de literario y de mayor calado en la configuración de los caracteres, hacen intrascendente esta novela en nuestros días. Pero algo la salva, por ejemplo, algunas coloridas descripciones de tan romántico Vallenar, del que ya no queda vestigio:

“Más, si se recorre la ciudad de ahora, se descubre la ciudad de antaño, oculta bajo las indolentes frondas de su arbolados. Tiene una iglesia pintada de amarillo, que el tiempo destiñe y descascara lentamente. Tiene un río apacible, que sazona el verdor de las huertas y que la atraviesa siguiendo la ruta del sol. Y tiene dos sierras paralelas que la cobijan y protegen de los vientos de la montaña”.

Asimismo, la crítica de los vallenarinos sobre la base de la defensa de la tradición:

“La generación última vividora y acuciosa, sin troncos en el pasado sanambrosiano, no conserva casi nada del alma atormentada, pero guerrera y viril de la vieja San Ambrosio…” “…Y así como se siente en las calles en monótono ajetreo de la época colonial y el despertar de la vida de transición a la bulliciosa y refinada de nuestros días, en el solar de los Miller y en muchos rincones soledosos del pueblo, parece vivirse como en una invisible y perpetua sobrevivencia del pasado del San Ambrosio heroico, caballeresco y apacible, como en de las viejas ciudades castellanas.

Y sobre todo, el gran amor al terruño, al que no pierde oportunidad de elogiar:

“San Ambrosio o Paitanás, se extiende sobre los márgenes de un río, a cuarenta kilómetros de la costa. Soberana y cautiva en su valle alongado y estrecho que nace en los contrafuertes de la cordillera y se pierde en el mar, ostenta con orgullo su título ciudadano desde el segundo tercio del siglo pasado…” “…Nada hay, empero, comparable a la feracidad de aquel rincón chileno, generoso como las ubres y fecundo como las chinchillas de sus montañas. Bajo un cielo siempre azul, despejado y bajo el sol benévolo, que hincha la gleba de las campiñas, en tiempos remotos fue aquel valle un bosque oloroso y fresco de chañares y romeros…”

El suceso novelesco motivo del libro se puede ubicar en el curso de los últimos 20 años del siglo XIX, y esto da lugar a uno de los factores más valiosos de esta obra: la repercusión que tuvo en Vallenar la revolución de 1891 y el capítulo que de esta tragedia se escribió en Vallenar. Desgraciadamente, el autor da a este aspecto solo un valor anecdótico y no vital, como pudo ser a manera de culminación del libro.

Con todos sus defectos y también con sus virtudes, la obra de Honorio Henríquez Pérez es única y no ha tenido emuladores todavía.

Share Button
:: Articulo visto 1 veces ::

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

elnoticierodelhuasco.cl

EL NOTICIERO DEL HUASCO
Un producto de ComuniKT Consultores
Teléfonos:
85550469 - 68042790
Email:
elnoticierodelhuasco@gmail.com
POLÍTICA DE RESPONSABILIDAD

"Las opiniones vertidas en este medio de comunicación son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de El Noticiero del Huasco ni de ComuniKT Consultores"

video destacado

indicadores económicos CHILE

Lunes 10 de Diciembre de 2018
  • UF: $27.565,79
  • Dólar: $674,04
  • Euro: $767,44
  • IPC: 0,40%
  • UTM: $48.353,00
  • Imacec: 4,20%
  • Libra de Cobre: 2,76