La columna de Charly Purple: Así, sin nombres. Esto es pura ficción

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

Había una vez un chófer con gafitas al que un ex tribuno (un tipo grandote con cara de gringo menso pero que era más vivo que nadie pues se apropió de un pueblo entero que pertenecía a un pueblo originario) le pagaba, digamos así al tun tun, un millón y medio de pesos con cargo al erario nacional por concepto de choferearlo y asesorarlo. Una suerte de Morgan Freeman en Conduciendo a Miss Daysi, pero a la Chilean Way. Buen sueldo para la media choferil no? Buen sueldo. Tiene que haber sido un gran chófer, pienso yo, o tal vez los suyos eran viajes con final feliz. Pero no piense mal, que todo esto es pura ficción.
Hoy ese ex chófer, que no es profesional, pero ahora se dice “técnico” (como antes se permitía le llamaran abogado), bajo el Ministerio Sagrado de su patrón, gana digamos que casi casi unos 5 millones de pesos. Sí, miren ustedes los beneficios de la meritocracia, porque ojo que esto es mérito, nada de cuoteo político. Le llegaron los tiempos mejores al chófer. Si el ex chófer hasta podría contratarse ahora su propio chófer con esas lucas. Mientras tanto, en el cándido pueblito donde antes vivía el chófer, en los tiempos de la infancia tierna en que hurtaba flores para regalar a su mamá y daba de comer a las palomas, como canta Serrat, estaban casi todos cesantes, y si no estaban cesantes, entonces estaban contaminados y bajo la amenaza de quedar cesantes si reclamaban por la contaminación, según decía admonitorio el patrón gringo del chófer al visitar a los aldeanos de cuando en vez.
Ahora empieza la acción. Paciencia. Era un fin de semana como tantos otros, pero en el pueblito se cortó el servicio de agua potable que vendía una empresa que pertenecía a un conglomerado chino y a un holding cuyo gerente había administrado el fideicomiso tuerto de un famoso empresario conocido por haberse fugado de la justicia después de robarse un banco. Recuerden que todo esto es ficción. Pero digamos, a modo de hacer más inverosímil este relato, que después ese empresario bandido, se convirtió en “El Jefe de Jefes”. Es decir, los dinosaurios votaron por el asteroide.
Para mala suerte del jefe del pueblito (de donde era oriundo el glorificado chófer), un morenito espigado de pelo largo y futbolero carisma, y que no era precisamente de aquellos compuestos señoritos de la banda del chófer que de tan circunspectos parecían cagar mármol, estaba de vacaciones en otra ciudad cuando se produjeron dos eventos inefables.
Primero se cortó largamente el suministro de aguas que vendía la empresa dueña del agua, porque esta historia transcurre en el único país de la galaxia en que el agua está privatizada, y los amiguetes virtuales del chófer, para no culpar a la empresa multimillonaria, se dedicaron a culpar a nada más y nada menos que al jefe del pueblito. Como no había agua, algunos aplacaron su sed con cerveza, dicen, hasta que desde las sombras apareció un par de shérifs de un pueblo vecino, lo que es en sí bastante extraño ¿no? Porque ¿qué hacían fuera de su radio operacional? En fin, para qué vamos a ser conspiranoicos, y aunque no fuese su territorio, detuvieron a uno de los ayudantes del jefe del pueblito y entonces armaron un escándalo, culpando al jefe del pueblito por el corte de agua y por la infracción a la ley de tránsito de su subalterno que olía a cerveza ribereña, pues eso de algún modo habría significado que era todo culpa del jefe del pueblito.
El chófer, con sus gafitas y su carita de querubín inmaculado, supongo que basado en una elevada apreciación de su propia moral individual y objetivamente basado, suponemos, en su vasta experiencia chofereando a su patrón, se puso a juzgar, a cacarear, a pontificar y finalmente llegó hasta a recomendar terapias de rehabilitación para los borrachines que trabajaban con el jefe del pueblito, deslizando además recomendaciones sobre el gasto en el pueblito.
El chófer tal vez sabía manejar, eso se lo podemos conceder, pero evidencia su conducta que desconocía, sin embargo, el principio de inocencia y las reglas del debido proceso, desconocía, al igual que sus patrones, las más básicas nociones sobre derechos humanos y derecho penal humanitario. Pero cómo reprocharle si el chófer es chófer y no es abogado ni juez. Pero ¿es persona no? me pregunto válidamente. Podrá sentir empatía por la angustia de sus semejantes cuando se ven envueltos en problemas. Alguna vez habrá cometido errores como todo el mundo el chófer.
Porque, me pregunto ¿cómo alguien puede llegar tranquilo a su tumba sin cometer errores, sin tatuarse promesas de amor bajo la piel o sin estar fichado como antisocial por las fuerzas del imperio? Qué clase de vida anodina vive ese chófer?!! Por qué necesita salir a golpear en el suelo al hermano que ya está arrojado en un calabozo?
Hey chófer, te parece valiente actuar así, sin un resto de humanidad ni un raspado de olla de compasión?!!, me pregunto yo, de pura ficción. ¿Tanto desea cumplir los deseos de su patrón el chófer, que está dispuesto a atropellar al jefe del pueblito, y a quien sea que lo rodee, y a como de lugar con tal de desbancarlo para cumplir con la obsesión casi erótica del gringo patrón de fundo respecto de ese mozo de pelo largo y aspecto lautarino que dirige un pueblito chiquito?
Y como esto es pura ficción, no lo olviden ni se ofendan, esta historia … continuará.

 

Por Charly Purple

Share Button
:: Articulo visto 1 veces ::

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

elnoticierodelhuasco.cl

EL NOTICIERO DEL HUASCO
Un producto de ComuniKT Consultores
Teléfonos:
85550469 - 68042790
Email:
elnoticierodelhuasco@gmail.com
POLÍTICA DE RESPONSABILIDAD

"Las opiniones vertidas en este medio de comunicación son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de El Noticiero del Huasco ni de ComuniKT Consultores"

video destacado

indicadores económicos CHILE

Jueves 25 de Abril de 2019
  • UF: $27.639,18
  • Dólar: $672,83
  • Euro: $750,51
  • IPC: 0,50%
  • UTM: $48.353,00
  • Imacec: 1,40%
  • Libra de Cobre: 2,90